sábado, 30 de mayo de 2009

BUSCANDO UN ANDAR CLÁSICO

He decidido buscarme unos andares clásicos, para sustituirlos por estos que me gasto tan destartalados. Como a los de César o Adán no podemos acceder, nos pongamos como nos pongamos, he optado por ir a lo más cercano, a los andares clásicos del celuloide, porque de esos, sí nos han llegado muchos.

Ay rosa, Málaga bella,
biznaga de mi pasión,
donde yo aprendí a querer,
donde conocí el amor.

Los primeros que he intentado ver si me cuadraban -no podían ser los de otro, por ser uno de los imprescindibles del 7ª arte, han sido los de Charlot: ¡Huy!, no demasiado cruzados...

Entre candilejas te adoré,
entre candilejas yo te amé,
la felicidad que diste a mi vivir se fue,
no volverá, nunca jamás lo se muy bien.


Los segundos andares que me han venido a la cabeza, por su apabullante contoneo, han sido los de John Wayne: ¡Deja deja! Demasiado incómodo tener que pegarles patadas a todas las piedras que te cruzas...

And he keeps it out of sight
When that shark bites with his teeth dear
Scarlet billows begin to spread.

Los terceros, los de Burt Lanacaster: Sí, pero no... demasiado cortitos... No, no sea que a uno le confundan con otra cosa, con lo que uno es...

Il me dit des mots d'amour
des mots de tous les jours
et ca m'fait quelque chose.

En fin, para no terminar con el número infinito de los ordinales y tras retorcerme por entre los pliegues de mis meninges en pos de algún peliculero con andares que valiesen la pena, sin hallarlo en horas y horas de perfecta búsqueda, de momento: ahí está: Yul Brynner. Ése, sí: es él: sus andares son justo lo que andaba buscando: la perfección: largos... masculinos... propios de un faraón, un cosaco, un rey oriental, la sétima parte de la magnificencia mismamente, el paso estirado al final del maestro recortando al morlaco, con el empeine bien sacado: ¡Eureka!!!: ¡Ya tengo andares clásicos!

He de confesar que, puestos a tener andares cásicos, me hubiese gustado, por lo menos antes de decidirme por estos, ver si eran más adecuados a mi personalidad los de Gilgamesh o Enkidu, pero se hace lo que se puede... ... ... ...

... ... ... Por cierto, mañana he de buscar el cortaúñas... que ya está bien.

12 comentarios:

P Vázquez "ORIENTADOR" dijo...

Si, con las uñas largas se anda mal... y se rompen los calcetines.
La Monroe no andaba mal tampoco... o Rita.

María dijo...

Pues, después del recorrido de posibilidades que te has planteado, no se yo, si los andares de Yul Brynner, serán los más acertados, vas a terminar con un dolor tremendo del empeine...Mucho más cómodo el mallestático de Istubar, el rey Sumerio.
¡Me encanta la manera de colorear a Yul!
Muy bien lo de las uñas, ante todo aseado.
Un saludo

Reyes dijo...

A mí me gusta cómo anda jude Law .
...
Y de los españoles ,el de la sexta, el de "Sé lo que hicísteis " , un tal Angel martín...tiene el culillo pa fuera y los muslos pegaos , muy de chico normalito...como del barrio...
...
vale , no me mires así.
Un beso.

MUY SEÑORES MÍOS dijo...

Desde luego ORIENTADOR, que para salvaguardar calcetines, y hasta escarpines, cualquier medida es buena.
Los andares de la Monroe (propiamente contorneos) o de la Cansino (vuelo rasante de sirena), no es que estuviesen mal, es que lo producían, pero con sudores y todo.

MUY SEÑORES MÍOS dijo...

Sí, claro María, lo que pasa es que, como ya he reconocido, de los clásicos, clásicos de verdad, no tengo referencia, por eso me he ido a los más clásicos de los que tenemos referencia, que no son otros que los del cinematógrafo (κίνημ), porque se ve el movimiento al andar.

Gracias por la visita.

MUY SEÑORES MÍOS dijo...

Sí, bueno, Reyes, pero esos hoy por hoy, de clásicos tienen bien poco. Y yo lo que buscaba, y he hallado, es un andar clasico; los de esos, que los busque alguíen dentro de 50 o 60 años...

No, si no te miro de ninguna manera: hablábamos de andares... si hablamos de miradas (las nuestras), la cosa se puede ir a otro precio.

Shikilla dijo...

Pues mira, puestos a elegir andares para ti, yo me quedaría con el andar envuelto en aroma de jazmín del biznaguero, estarías atractivo con biznagas en la mano y fajín rojo en la cintura.


Aún así, la pedicura ha de hacerse con cierta frecuencia, antes de que la longitud de las uñas influya en nuestros andares, sentires y quereres (lo digo por la persona que duerma con nosotros).

MUY SEÑORES MÍOS dijo...

No sé, Shikilla,pero puestos a colocarme un andar biznaguero, creo que más que ese, al que creo que te refieres, el malagueño, y por respeto a él, me acoplaría más cualquier andar bisnaguero de los americanos: esos llenos de pinchos, por ser de la familia de los cactus.

Desde luego es conveniente para no molestar a quienes se encamen con nosotros; la cuestión es si compensa de poseer unas aletas naturales para el buceo.

TortugaBoba dijo...

Faemino y Cansado decían aquello de "¡águila!" cuando veían a uno sin pedicura hecha.
A mí me gusta el andar biznaguero, no sé por qué será...
Muaks.
(El dibujo fantástico)

MUY SEÑORES MÍOS dijo...

¡Águila, Tortu, Águila!

Pero no me especificas -aunque mira por dónde, me lo imagino- si el andar biznaguero que te gusta es el malagueño o el americano....

...¡no te cortes, Tortu!!!

TortugaBoba dijo...

Toi cortá :)

Casilda dijo...

jajaja, oye!!! que es verdad que Burt Lancaster andaba con pasos cortitos ..no lo habia pensado hasta ahora ...
Me gusta tu elección .
Besos