sábado, 5 de diciembre de 2009

¡QUÉ PENA, PENITA PENA!

Corre por la Red un video de una actuación de Serrat en la que, antes de cantar, y como introducción, hace referencia a la España de antes, a esa en la que la gente, a pesar de todos los pesares, canturreaba a su antojo en todo momento y lugar: mientras se tendía la ropa, mientras se ajustaban las piezas de un vehículo, mientras se ofrecía verduras en los mercados, mientras se alineaban ladrillos en las obras, etc., incluso por la calle, y todo ello a pesar de los tiempos grises o negros que corrían. La canción que presenta en ese video no es otra que “Ay, pena, penita, pena”, aquella que hiciese famosa Lola Flores, que en esos momentos se halla en la sala y que gentilmente el “noi del Poble Sec” se la dedica.

Cuando uno escucha la dedicatoria de Serrat, no puede más que hacer una comparación entre aquella España negra y ésta caleidoscópica de colorines, en la que canturrear, aunque sea en el baño de tu casa, puede ser causa de la retirada del saludo vecinal, del abandono de tu pareja o incluso del acoso y derribo por parte de la SGAE: el precio de la civilización sin duda; no sea que alguien se piense que somos dominicanos o alguno de esos pueblos de allende los mares que aún conservan su cuota de alegría personal intacta, sin que el progreso la haya alterado.

El progreso... ¡al infierno con el progreso!; si es que eso significa un sistema de prohibiciones creciente, que ha terminado por vedarnos y quitarnos hasta la alegría: ¡Ay, pena, penita, peeena, peeena!, pena de mi corasoooooón... (canto).
a
a
a
Nota: La idea de esta entrada me la dió mi amiga Chel, que puso este video de Serrat en su Facebook. Gracias.

16 comentarios:

POLIDORI dijo...

Que pena, penita pena, de España y de los españoles que se tragan todas las desvergüenzas de esta tropa de caraduras.





John W.

PEGASA dijo...

Caray. Pues yo no he vivido esa época pero que hoy por hoy, nosé hasta que punto han cambiado muchas de esas situaciones.
Un beso.

MUY SEÑORES MÍOS dijo...

Pues sí, POLIDORI: ¡Ay, pena, penita pena!

Saludos.

MUY SEÑORES MÍOS dijo...

Pero Serrat sí la vivió, PEGASA, ¿acaso no te crees su tesnimonio o es que en Jaén tenéis menos prohibiciones y más alegrías que por aquí? Pues suerte la vuestra, jovenzuela.

Besos.

BB dijo...

Hasta yo, cantaba recorriendo
alegre La Gran Via, como cualquier
estrella del cuplé.
Ahora hasta enviarte el comentario,
me asusta, aunque no me puedo
contener las ganas de corear:
Ay! pena, penita, pena!
pena de mi corazón,
que me corre por las venas, pena,
con la fuerza de un ciclón.
Es lo mismo que un nublao
de tiniebla y pedernal
es un potro desbocao
que no sabe donde está
é´un desierto de arena, pena
es mi gloria y mi penar
ay! pena, ay! pena,
ay! pena, penita, pena!
Ole por Serrat y ole por La Faraona! Y húyele al SGAE!!!
Besos
BB

PEGASA dijo...

A eso me refería Juanillo. Que me acuerdo de una entrevista que le hicieron contando cuando él empezó a ser cantante. Que su primer disco se tuvo que ir a casa de un vecino para escucharlo. Y de todo lo que tuvo que aguantar para ser el Serrat que todos conocemos.

Pero hoy por hoy aunque vivimos en una democracía, también se le prohibe más a unos que a otros. Como pasa ahora, con todos los malos malisimos que te pueden robar, te pueden matar y hacer lo que les venga en gana, que si encima es menor de edad.

Con el tema que se tiene que reformar y reintegrar en la sociedad al poco tiempo a la calle, y encima cobrando una paga que sale de los impuestos de todos los que trabajan para tener un país que nos brinde garantías de ser justo e igualitario.
Y así no parariamos de contar...
A eso me referia Juanillo que precisamente a Jaén se la considera la cenicienta de Andalucía. Por algo será. jejeje.

Besitos de puente de la constitución

MUY SEÑORES MÍOS dijo...

Ya veo que te las sabes todas, BB... igual en tu país no hay tantas restricciones.

Beso.

MUY SEÑORES MÍOS dijo...

Pues si eso de Jaén es así de cierto, PEGASA, sigamos cantando: Ay, pena, penita, peeena, peeena... (ahor tú, BB9...

BB dijo...

Entonces, tomaré las castañuelas
que para ello aprendí a tocarlas,
y ...ay! pena, penita, peeena...
BB

MUY SEÑORES MÍOS dijo...

No te olvides las faralaes, BB, que también molan.

BB dijo...

Óyeme, amigo, ímaginate la que
armaríamos yo, vestida de flamenca,
y no faralaes, que se ofenden,
mantón de manila y peinetón y tú...
Ni Reyes lo haría mejor...
ay! pena, penita, peena...
BBBBB

Marina dijo...

Gracias J. He ganado cinco minutos que no tenía.

Volveré cuando el tiempo, ese loco incordión, vuelva a ser amigo mío.
Mientras, todo mi carño.

E. C. Pedro dijo...

No suelo canturrerar, pero como estoy del lado del mar en que aún se puede intentarlo, probaré mañana en la ducha o esta noche preparando pastas... Un saludo.

MUY SEÑORES MÍOS dijo...

BB, si se ofenden, que se ofendan; si no les gusta, a mí sí.

MUY SEÑORES MÍOS dijo...

Vuelve cuando quieras, MARINA, siempre serás bien recibida. Tampoco a mí me ha sobrado el tiempo.

Besos.

MUY SEÑORES MÍOS dijo...

Suerte la tuya, E.C.PEDRO, de aún poder canturrear: aprovéchate mientras puedas.

Saludos.