martes, 19 de junio de 2012

POSTURAS CAMBIADAS

14 comentarios:

Tracy dijo...

No es lo mismo "poeturas cambiadas", que "cambiar de postura".
Creo que ya es hora de pasar del conformismo a reivindicar una política más sana y razonable y unos políticos menos burros y menos sin vergüenzas.
Besitos, con tu comentario me has recargado las pilas.

Reyes dijo...

Será porque esa postura facilita la embestida trasera?
(ejem).

Marina dijo...

Yo voy a ser más clara que Reyes para decir lo mismo.

...Será para que nos den por el culo.

Besos

MUY SEÑORES MÍOS dijo...

Ya es hora, ya, TRACY, que lo digas.

Besos.

MUY SEÑORES MÍOS dijo...

Sin "ejem", REYES: LA FACILITA.

Besos, aguda.

MUY SEÑORES MÍOS dijo...

Que sí, MARINA, que con más o menos claridad, nos dan bien daos.

Besos.

Temujin dijo...

Tambien facilita que nos cabalguen como burros...

MUY SEÑORES MÍOS dijo...

A ver si es que también lo somos, TEMUJIN...

Saludos.

Temujin dijo...

lo "SEMOS" y las orejeras no nos dejan ver...

MUY SEÑORES MÍOS dijo...

Desde luedo, TEMUJIN, sólo vemos la zanahoria que nos ponen delante... y así nos luce el pelo.

Sue dijo...

Está muy claro, jajaja, para que entre mejor.

Un bs.

María dijo...

Yo tampoco JUAN.

Pero ¿sabes por qué ocurre esto? porque cada uno miramos sólo lo nuestro y sólo cuando a nosotros nos ponen a cuatro patas, nos lo preguntamos.

- A los de SINTEL y mil empresas más, los pusieron a cuatro patas, pero cuando acampaban en la Castellana, reclamando el salario adeudado y su trabajo, les mirábamos como a unos chiflados... o en el mejor de los casos, pensábamos ¡¡pobrecillos!!


- Los mineros van a cuatro patas desde hace 20 años y decimos... ¡¡se lo merecen!! ¡¡ya les han subvencionado bastante!! ¡¡míralos que brutos disparando cohetes!! y ellos contaban con ellas 7 años más, porque el gobierno lo había prometido así. Ahora dice, no, se terminó.

En estos 20 años, sus subvenciones se las han chupado los Capos de la minería en lugar de invertirlas en la zona. Así que ellos llevan 20 años tragando polvo de carbón, pero silicosos y todo, podía comer. Ahora les dicen no... silicosos y además a moriros de hambre ... porque cuando cierran las minas no les echan de un trabajo, les echan de sus pueblos porque cierran los pueblos...les echan de la vida, porque nadie contrata a un silicoso.


- Los estafados con los títulos preferentes idem...van a cuatro patas, porque la banca les ha engañado y lo mismo...les decimos... ¡¡a ver leído lo que firmabas!! pero nadie pide cuentas a los que les han engañado....y...

Etc... etc... etc... etc... ect... así que sí, siento ser una agua fiestas...


Iremos todos a cuatro patas, porque jamás hemos apoyado a los que han ido así antes que nosotros.


Un besito JUAN., siento el mitin ( prometo no repetir, así ya te indulto del todo:-)

MUY SEÑORES MÍOS dijo...

Claro, SUE, si nos ponemos en la posturita indicada...

Besos.

MUY SEÑORES MÍOS dijo...

Tienes razón, MARÍA, hasta cierto punto, porque es cierto que eso ha venido ocurriendo desde tiempos inmemoriales, pero también es verdad que con los últimos movimientos, el de los “indignados” y algún otro semejante más local que se van dando en multitud de localidades, la cosa está cambiando.
En cuanto a lo de los mineros, ya que los citas, yo también digo, no que se lo merezcan, pero sí que la solución no puede ser la subvención de por vida; pero para eso habría que darles una salida digna si es que el sector no es rentable en su totalidad, pero desde los años 70 ha pasado mucho tiempo y muchos gobiernos, y nadie se ha preocupado, ni en los tiempos de bonanza económica, reconvertir el sector. O sea que, con ellos, pero no con lo que se ha hecho con ellos. Y, si tiran cohetes, pues mira, en muchos casos son el prolegómeno de las fiestas; que se lo miren los de los grandes despachos, no vaya a ser que se monte una gran fiesta.
De aguafiestas nada: me parece oportunísima tu aportación y acertadísima.
Nada, que no hay intercambio de besos, a no ser que prometas repetir cada vez que lo creas necesario, y si es en estos términos que hacer removerse las tripas, mejor, que falta nos hace.