jueves, 23 de octubre de 2008

PASQUALINO (35)

(Para agrandarla, pulsa sobre el dibujo)

8 comentarios:

TortugaBoba dijo...

No puedo más que hacerte la pelota, lo siento, mira que lo intento y no me sale criticarte.
Las viñetas fantásticas. Había olvidado el encanto del cómic en b/n y realmente el contraste de luces es admirable.
La primera viñeta con las sombras de otros personajes y el destello de la moneda, la segunda viñeta y ese euro tan perfecto y lustroso que va a parar entre dos bichas (palabra curiosa donde las haya), para terminar con un dibujo perfecto: la expresión de Pasqualino, las turgencias de la argentina y esa pose entre natural y chulesca, y finalmente los destellos de las luces que parecen estrellas... Pues eso, que encima pones flechitas, cosa que encuentro INDISPENSABLE porque en ciertos cómics uno no sabe cuál va primero y cuál después, aunque parezca muy evidente.
Te doy mi aprobado, of course.
Ciao bello!

Peggy dijo...

Aparece Barbarella Porteña.....ummmm

MUY SEÑORES MÍOS dijo...

Gracias, Tortu, gracias inmerecidas por todos mis inmerecimientos, que son todos. De todas formas, si nos sirve para entretenernos, no está mal, ¿no te parece?

Ciao, bambina. (Espero que no me corrija Chinnoto).

MUY SEÑORES MÍOS dijo...

¿Barbarela porteña, Peggy?... espera a ver qué dice la persona en la que me he inspirado para dibujar a la porteñita ésta... que se lo comuniqué anoche, cuando colgué la página, y aún no sé su reacción.

Saludos.

Juani lopes dijo...

hola, gracias por pasarte por mi blog y tus palabras, interesantes los dos tuyos, me gustan los comics, asi que tendras una nueva visitante
saluditos

MUY SEÑORES MÍOS dijo...

Gracias, Juani. Dicho, por supuesto, en nostálgicas cadencias de fado.

Saludos.

CHINOTTO dijo...

Chinotto, con una n :-)

Simplemente genial la porteña y el resto también!
De bien en mejor.

MUY SEÑORES MÍOS dijo...

Pero tú ya sabes que el italiano se escribe con muchas consonantes: no te quejes, hombre.

Gracias por el cumplido, que me hace seguir suponiendo que por los Madriles te ha ido fetén.

Ciao, Chinnotto