lunes, 21 de marzo de 2011

ZP SE CUADRA ANTE EEUU


ZP, que no quiso ponerse de pie ante la bandera de EEUU, ahora se pone firmes. Tras haber hecho en muchas ocasiones ese gesto de quien parece que se va a levantar de su asiento, sin llegar a hacerlo -tanto durante el mandato de Bush como el de Obama-, finalmente se ha sumado a una guerra, sin los ambages con que lo ha hecho en la de Afganistán; claro que en esta ocasión, la excusa de lo legal le viene como anillo al dedo, como si la legalidad no fuese un acuerdo ajustado a los intereses, no siempre del todo confesables, de unos determinados países, más o menos de forma equivalente a lo que supone la ilegalidad, aunque obviamente a favor de semejantes intereses, pero de diferentes países.

La guerra, que tiñe todo de rojo, nunca tiene una estética deseable.

Gadafi tiene demasiados puntos en común con Hussein como para que nos empeñemos en ver más sus diferencias, ya que las nefastas consecuencias, especialmente contra sus respectivos pueblos, les hacen aparecer como almas gemelas.  

No, no me creo, no puedo creerme, que unas guerras sean buenas para ser apoyadas desde el gesto de la “cejicircunflexión” y otras no: ¡o todas o ninguna! Lo que ocurre es que la decisión es difícil de tomar, ya que las necesidades del gigante yanqui son las que son, independientemente de quien lleva su timón en cada momento.

14 comentarios:

Temujin dijo...

No estoy muy seguro de esta guerra. ¿Quienes son los rebeldes? ¿que defienden? ¿quien les financia?... No se, aparte claro esta que Gadafi es un...

MUY SEÑORES MÍOS dijo...

Pues si tú no estás seguro, TEMUJIN, imagínate yo...


Saludos.

SILVIA dijo...

Y donde dije digo, digo Diego...
No hay guerra buena, no señor.
Abrazotes!!!

María dijo...

¡¡Ay, Sr cuantísima hipocresía, JUAN!!

Salimos pitando de IRAK, porque no molaba nada y quedaba estupendamente la antibeligerancia ¿Y ahora?
Tú lo has dicho JUAN, esos intereses en forma de multinacionales petroleras, empresas armamentísticas, constructoras francesas que ya se fortan las manos para entrar a construir en Libia tras...¿tras qué? ¿otra carnicería como al de Irak? esta vez...¿ con cobertura legal? ¿cambia eso en algo los verdaderos intereses que mueven la maquinaria de la guerra siempre? ¿quienes son los buenos y quienes los malos? ¡¡qué más da!! morirán los de siempre inocentes ¡¡qué pena, que ellos no les importen nunca a nadie!!

Pero mira ¡¡hoy comienza la primavera, así que!! yo...
Me quedo con eso... pienso oler, sentir y ver primavera por tooooodas partes, me pongan lo que me pongan delante:)))


Un beso muuy grande JUAN y ¡¡feliz primavera!!

BB dijo...

Las guerras no son más que el sinónimo de sangre y muerte y sobre los cadáveres de los inocentes o convidados de piedra, se calcula el botín...
Y el botín esta vez es el petróleo, los negociados de todo tipo, amparados por la palabra, liberación. Uff!!! las mismas mentiras repetidas hasta la náusea.
Mi querido Copperfield, enséñame ese truco que haces para desaparecer...
Besos
BB

Reyes dijo...

Te olvidas de que los coches siguen andando con gasofa, Juan.
Si Gadafi fuera senegalés ,les darían por culo a los derechos humanos que tanto defiende Pepe Blanco .
Para ser politico hay que tener mucha jeta y creerse uno sus propias mentiras.
Es requisito legal indispensable , como en los seguros.
Besos y que les cunda.
Espero que el siguiente 11M me pille ya en Noruega.

MUY SEÑORES MÍOS dijo...

Claro que no, SILVIA,pero no me has contestado lo que te preguntaba abajo en la otra entrada.

Repito:

SILVIA, ¿te doy envidia?... ¿A ver si adivinas de donde llegué anoche? Te dooy una pista: de La Eli... ...

Besotes, zagala.

MUY SEÑORES MÍOS dijo...

Desde luego, MARÍA, que morirán los de siempre: los hijos de sus madres; a ellas creo que sí les importará algo, lo que no creo es que les importe a los demás lo que a ellas les importe. Pero, eso sí, cuatro tendrán más cifras en sus cuentas bancarias, cifras de las que ya no quitan el hambre, sino cualquier vestigio de humanidad.

En fin, no digo más, que al final voy a quedar como un cursi, que estas cosas...

Beso.

MUY SEÑORES MÍOS dijo...

Mi secreto coperfielano, querida BB, creo que consiste en echar una mirada a este mundo y, en consecuencia, salir huyendo de éste y hasta de mi mismo.

Besos.

MUY SEÑORES MÍOS dijo...

¿En Noruega de monja pastelera?... No me lo creo, seguro que sigues al pie del cañon, ofreciendo una aguda visión de este mundo, enjaezada de lindas palabras, eso sí, con un toque de mala milk.

Besotes.

MUY SEÑORES MÍOS dijo...

El anterior iba para REYES, supongo que se entendía, pero lo aclaro.

carmen dijo...

SEÑORES, creo que los intereses económicos cuentan. Y también creo que las guerras son lo peor. Dicho esto:
me parece que en ningún caso se puede consentir que Gadafi masacre a su pueblo. Y me parece que ningún ser humano debería cosentir que le sometan de por vida a una existencia miserable mientras el que le somete amasa fortunas que que le convierten en uno de los hombres más poderosos del mundo.
Cuando ya no se tiene nada que perder la furia acaba saliendo. Demasiadas injusticias se consienten. Y ya sé que manda el dinero porque mira que a los chinos también los están esclavizando y nadie hace nada

Un beso, MUY SEÑORES nuestro...

MUY SEÑORES MÍOS dijo...

Estoy completamente de acuerdo contigo, Carmen, pero también creo que si se le hubiesen enfrentado todos de golpe y sin timideces, Gadafi no hubiese tenido más remedio que respetar a su pueblo a la fuerza, porque al final no deja de ser un país pequeño de algo más de seis millones, que no creo que se enfrentase a los gigantes del mundo.

Por otra parte, a mí Aznar no es un personaje que me caiga especialmente bien, ni el que más pudiera representarme ideológicamente, pero la que se le montó me parece totalmente desproporcionado con la tibieza con que se está tomando ésta, que sí es una guerra de la de disparar.

De los chinos... bueno, de sus gobernantes, mejor no hablar.

Otro beso para ti.

Marina dijo...

No encuentro mejores palabras que las tuyas propias. Déjame copiarte, porque el cansancio no me deja pensar.

"No, no me creo, no puedo creerme, que unas guerras sean buenas para ser apoyadas desde el gesto de la “cejicircunflexión” y otras no: ¡o todas o ninguna!"

Miles de besos.