sábado, 18 de agosto de 2012

EL BAÚL DE LOS RECUERDOS

Ayer, como si fuese la mismísima Karina, estuve hurgando en el baúl de los recuerdos y me encontré con este dibujo, que ya ni recuerdo cuándo lo hice ni para qué. El parecido físico de la mujer que aparece en el dibujo con una política, con la que, hace unos años,  me relacioné bastante, sobre todo a través de una fundación de la que ella se hacía cargo y yo colaboraba, me hace suponer que se trata de ella, una mujer de mucho carácter de la que obviaré su nombre, por razones fáciles de suponer.
Es curioso que, precisamente ayer, después de tantos años, me encontrase este dibujo.

Aunque, no sé por qué, esta política negaba sistemáticamente tener vínculo alguno con un conocido meublé de Barcelona, ni con otros establecimientos hosteleros de semejantes características repartidos por la Costa Brava, lo cierto es que sí tenía algo que ver.
 Y, repito, no sé por qué lo negaba, ya que allí sólo se ofrecía la oportunidad de que cualquier pareja, “ella con la compra y usted con el periódico desayunaban incierto amor… … quizá porque el amor furtivo tiene ojos de amigo y pluma de poeta”, se entregasen a la principal función del ser humano y del resto de los animales. Bueno, he de reconocer –así somos la especie humana- que las prácticas que allí se llevaban a cabo, incomprensiblemente tenían y siguen teniendo mala prensa. Y vuelvo a repetir: no sé por qué lo negaba, si es una mujer progresista que debería de estar, y lo está, por encima de cosas tan de otro tiempo.
Que estas cosas las vean con malos ojos otros, a pesar de que ellos las lleven a cabo… eso es otra cosa.
Pero, lo que son las cosas, ayer, desde mi olvido apareció esta caricatura: precisamente ayer.
Sí, precisamente ayer que erradicaban totalmente, y por ley, la prostitución de las calles de Barcelona… que lo hagan quienes se pasan sus vidas meando pilas en público, aunque en privado hagan lo que cualquier hijo de vecino, debería de llamar la atención, pero a estas alturas… ¡a estas alturas”…. Lo malo es que lo hacen, pero con la complicidad y aquiescencia de los compañeros de partido de la política aquí aludida.  
Y es que ahora se ha puesto de moda tratar a las prostitutas de esclavas sexuales, como si ser esclavas de quitar mierda ajena no fuese igual de bueno o de malo, según las tragaderas de cada cual. (Naturalmente con todo esto no quiero defender ni el proxenetismo a escala personal ni el de las mafias organizadas, que me parece absolutamente punible).
El caso es que en esto quienes parecían llevar la voz cantante eran los partidos conservadores, pero como ahora la única libertad que parece merecedora de se salvaguardarse es la de mercado, los de la otra parte, los que se llaman progresistas, parece que se han olvidado de la defensa de la libertad que hasta hace unos años reivindicaban. Lo siento, pero uno que no es homosexual ha estado en la defensa de los homosexuales y, sin ser un putero, se mantiene en ese colectivo tan débil de la sociedad que son las putas. Otro gallo les cantara si fuesen capaces de unirse y juntas poner con el culo al aire a su distinguida clientela, esa que ahora les niega el pan.

22 comentarios:

ana dijo...

Muy bien dicho, yo también apoyo a los homosexuales, y las putas, sobre todo porque cada uno hace con su vida lo que le da la real gana y ningún gobierno es nadie para despreciarles. Por lo contrario merecen respeto y ayuda.
Seguramente algún alto carga habrá pagado por tener sexo con prostitutas y echan ahora la cara a otro lado como que no.

Un saludo.

Marina dijo...

Hola corazón. Un gusto volverte a ver.

Mi madre me contaba que cuando ella era joven, es decir hace unos 70 años (dado que tiene 92) las putas tenían ciertos derecho y ciertas obligaciones sociales, como todo hijo de vecino. Tenían la obligación de pasar consultas médicas cada cierto tiempo y el derecho a esas mismas consultas cuando les hacía falta. Todo el mundo sabía quienes eran, donde vivían y a qué se dedicaban, donde compraban el pan, la cerne y las patatas...como todo el mundo y socialmente eran unas trabajadoras como las que se levantaban cuando ellas se acostaban y se iban a las fábricas........hasta que llegó el jodido puritanismo y ocultó y penó todo lo que, por derecho, se había conseguido ¿Os suena? Pues cuando las barbas de tu vecino veas pelar más vale que pongas las tuyas a remojar. Yo, por si los próximos somos los maestros, voy calentando el agua. (Aquí va un taco muy muy gordo, a elegir)

Un besote Señor Mío :)

BB dijo...

Agradable volver a leerte.
Siempre he defendido a esas mujeres, por muchos motivos. Se les decía, antaño: mujeres de la vida alegre. No sé qué de alegre puede ser ir de taconeras, cada noche, sin saber qué premio te tocará. Podría escribir tantas y tantas cosas, pero, el tema me entristece demasiado.
Prostitución ha habido y siempre la habrá. Aquellos que se dan golpes de pecho, son los proxenetas en la clandestinidad.
En mi tierra, si se les hace un control de salud a estas mujeres.

Además, siento gran respeto por los homosexuales y me apena que aunque salgan del closet, siguen siendo vejados, tanto dentro como fuera...

Un estupendo artículo. Y el dibujo, como siempre, fenomenal, aunque haya sido sacado del baúl..
Conozco a la dama en cuestión...

Besos

































































Reyes dijo...

Bienvenido,o bienvenida yo que te leo ahora.
Como todos los temas e historias esto tiene muchas lecturas;es verdad que el feminismo progresista subido a lo institucional tiene que abogar por la supresión de los coños mercadeantes pero también es verdad que esto sería parte de la libertad de las personas,y aquí tenemos dobles filos al gusto.Yo al menos entiendo que esto ha existido toda la vida y así seguirá siendo,a pesar de papas y leyes,por algo es el oficio más viejo del mundo.
Ya sabrás que mi próxima historia es la de un burdel.
Te cuento más prontito.
Besos gordos.

algamarina dijo...

Mis saludos azules desde mias mareas, con afecto...

Tracy dijo...

¡¡¡¡Qué alegría de tu vuelta!!! ¿vacaciones?, me tenías preocupá, pero ya veo que sigues en tu puesto, dándole leña al mono y a la mona, ¡eso está bien!
No echo cohetes a tu regreso porque cómo voy a osar echar yo cohetes a n valenciano..., sería una osadía.

Sue dijo...

Los que las desprecian son sus mejores clientes después.
Menuda panda de hijos de Rouco.

Bienvenido.

Temujin dijo...

Papaito entra; Qué me haces rockero?
Las niñas bonitas cobran mucho más dinero
Mujeres desnudas con hombres desnudos
Qué es lo que hacen cuando están todos juntos?
Cuánta puta y yo que viejo.

Quieres ser mi novio? Yo no soy de piedra
Zumo de naranja en las tetas de la negra
Tristeza post-coitum ; no me mires a la cara
Papaíto sale pero volverá mañana.

Cuánta puta y yo que viejo.
...

Sorprende que se quieran eliminar las putas, que es como poner puertas al campo y no se quiera eliminar la miseria, el paro o la enfermedad..

MUY SEÑORES MÍOS dijo...

Pues claro, ANA, merecen el mismo respeto que los demás, porque son, como los demás y antes que putas personas. Eso es algo que no debía de venir en el catón de todos estos politicuchos que siempre apuntan hacia los mismos: hacia los más débiles de la sociedad.

¡Cómo que si esos se van de putas! Y tanto: algún día igual os relato una anécdota real sobre la actividad sexua de uno de esos políticos que ahora prohíben el puterismo de las calles, porque el de los locales de lujo... lo dudo. Además, casualmente se trata de uno de los pilíticos pertenciente al grupo que ahora levanta el látigo y que pasa por ser, seguramente, el más meapilas de España... y hasta ahí puedo decir... de momento,

Besos

MUY SEÑORES MÍOS dijo...

Desde luego, MARINA, por edad, tu madre bien le puede echar un pulso al mismísimo diablo… y ya sabes donde tiene este elemento la fuente de su sabiduría. (Un beso para tu madre).
Tienes razón como siempre –o como casi siempre, va…- es el cochino puritanismo que es de un contagioso que te (…): (si es en horario infantil, “que te jorobas!, y si no, “que te jodes”). Ahora se ha extendido de tal manera que, con la excusa que sea, lo imponen por igual los conservadores que los progresistas… Vamos, que al final la cabra tira al monte y los que estamos educados en el judeocristianismo, tiramos al monte… aunque sea al monte Sinaí.
Esperemos algún día progresar, pero hacia adelante y des concedamos a los demás el derecho a obrar como les dé la realísima gana, siempre que no jodan al prójimo.

Besos castos, que si no…

MUY SEÑORES MÍOS dijo...

Sí, BB, “mujeres de vida alegre” ellas y “gays” (alegres) ellos, y los demás empeñándonos en amargarles la existencia.
Pues en tu tierra hacen estupendamente, porque de lo que se tienen que preocupar los políticos es de intentar evitar contagios generalizados. De lo que haga cada cual con su entrepierna, sólo se tienen que preocupar los dueños de tales entrepiernas.
Yo siento el mismo respeto por putas y homosexuales que por el resto de los ciudadanos ¿Por qué tendría que ser de otra manera?
Pero BB, ¿tú estás segura que eres y resides en Panamá? Porque estás más enterada de esta vieja España, que la mayoría de nosotros… Si, ahora, después de tanto tiempo que no sale en los medios, la has reconocido… te mereces un premio.
Besos
PD: ¡Ah! En tu caso es cierto que vales más por lo que callas que por lo que dices…

MUY SEÑORES MÍOS dijo...

¡¿Cómo que “bienvenida”?! Oye, REYES, que porque crea que los homosexuales tienen los mismos derechos que cualquier hijo de vecina, no quiere decir que yo lo sea, ¿eh?

Bueno, bueno… coños y pililas mercadeantes, porque te recuerdo que los hay de todo género. A mí me parece que si alguien quiere mercadear con su entrepierna, pues que lo haga; mucho peor es con una u otra excusa cercenar derechos personales, que solo incumben a cada cual y su entrepierna.

Claro que ha existido toda la vida, lo que pasa es que estos insensatos quieren prohibírselo a los cuatro desgraciaos que no tienen dónde ponerla en caliente por feos, pobres o tullidos, pero ellos pueden darle gusto a su cuerpo en palaciegos lupanares dotados de sábanas de seda, jacuzzis y todo lo demás que un pobre paria como yo desconoce.

Estoy impaciente por poder leer esa próxima historia, que viniendo de la factoría que viene, prometer, promete.

Besos aún más gordos.

MUY SEÑORES MÍOS dijo...

Con e mismo afecto, los mismos saludos, ALGAMARINA.


Besos.

MUY SEÑORES MÍOS dijo...

Realmente sería una osadía, TRACY, aunque a ti, habría que perdonártela.

Gracias por tu bienvenida y besos, en mi despedida.

MUY SEÑORES MÍOS dijo...

Que lo digas, SUE. Ya he dicho antes, que igual os cuento un caso verídico, que tiene su enjundia. Son como siempre: unos hipócritas.

Besos.

MUY SEÑORES MÍOS dijo...

Divertida canción TEMUJIN.

Pues eso, que más cosa suya y más en su mano está el prohibir la miseria, le paro, la enfermedad, el nepotismo y todo el montón de etcéteras que se pasan por bajo de la pierna.

Saludos.

Vicente Rubio dijo...

Amigo hablar de esto es una "Putada", a mi personalmente ni me parece bien ni me parece, me parece todo lo contrario.
Si una mujer o un hombre comercian con sus cuerpos se llaman putas o putos, si lo hace un político quien comercia con nuestro voto, se llama un puto corrupto porque también comercia con su cuerpo porque se vende al mejor postor y pone su culo al mejor postor político.
Piensa y veras que tengo razón.
Cuantas mujeres aguantan a sus maridos porque no pueden hacer otra cosa, eso como se llama.
Cuantos hombres aguantan en sus trabajos pese a saber la corrupción que ejercen sus jefes, a eso como se le llama.
Dejemos de ser hipócritas y que cada cual se gane la vida como pueda.
Un abrazo amigo, por cierto ¿Te llamas Pascual?

MUY SEÑORES MÍOS dijo...

Tienes toda la razón del mundo, Vicente; todos, hasta quienes hemos tenido la suerte de trabajar en aquello que nos gusta, de alguna manera y en mayor o menor grado nos hemos tenido que prostituir, aunque sea en sentido figurado, ya que el diccionario sólo recoge como tal la prostitución sexual. Pero en ese sentido más estricto, cualquier forma de braguetazo, ¿no viene a ser una forma de prostitución? Y, cuando la “gente bien” organiza la puesta de largo de sus hijas, ¿acaso no es también algo que se puede ver como un mercado sexual?
No es que quiera con esto reprochar la moralidad de quien quiera hacer una cosa o la otra, pero que muchos de estos sean quienes se rasgan las vestiduras, porque quien no tiene para comer –o porque le da la gana- se prostituya, eso sí que es hipocresía: los malos siempre los mismos, que los ricos siempre tienen bula para todo.
No me llamo Pascual, mi nombre es Juan.
Saludos a ti y a mi tierra.

Marina dijo...

Vengo a dejarte un beso casto...que igual el otro no lo era...no vayamos a joderla (jorobarla para el horario infantil)

Vicente Rubio dijo...

Amigo Juan, (esto me gusta mucho mas), los que tenemos la suerte de ser mayores pero no viejos, hemos vivido, la época anterior y la época actual y teneos un poco mas de perspectiva Y BASE sobre CATALOGAR la vida ACTUAL.
Yo siempre he pensado que vida de cada uno es propia y que nadie tiene derecho a interpretar tus acciones, les guste o no les guste.
Yo solo pediría que la gente en sus actos deberían de pensar en no ofender las creencias de su conciudadano.
Cada persona, animal o cosa debe de saber que su libertad termina cuando comienza
la libertad del otro ciudadano, si esto no lo comprendemos, mala cosa, porque nunca seremos libres y responsables.
Lo que dice la Biblia es que "No seas Piedra de escándalo, porque seras vomitado"
Habra que explicarlo, ¿lo entendería mucha gente? lo dudo.
Un abrazo amigo

MUY SEÑORES MÍOS dijo...

Sí, sí, MARINA, bien casto que, ya sabes, El Gran Hermano vigila.

Besos, muchos, pero castos todos.

MUY SEÑORES MÍOS dijo...

Pues, por mucho que vivamos, VICENTE, la vida es breve... complicárnosla metiéndonos en la de los demás, es, además de todo lo demás: ¡una estupidez y una pérdida de tiempo"

¡Venga, que son cuatro días mal contaos!