miércoles, 28 de agosto de 2013

CARTA REAL DE UN PESCADOR A SU GRACIOSA (?) MAJESTAD

 
“Majestad:
 
Mi nombre es Manuel Vázquez y soy un pescador de Algeciras.
Desde hace muchos años me gano la vida muy duramente en las aguas de la bahía de Algeciras. No es un trabajo fácil, ni cómodo, ni me va a hacer rico nunca. Pero es mi trabajo y gracias a él puedo mirarme todos los días al espejo, porque es un trabajo honrado, y mi familia puede llevar una vida digna y tengo la absoluta convicción de que permitirá a mis hijos un futuro mejor.

 
No entiendo por qué han impedido ustedes que pueda seguir saliendo a pescar todos los días, como he hecho durante toda mi vida. ¿Por qué quieren impedirme trabajar?

 
¿Por qué nos desea usted tanto mal, Señor Picardo, a mi familia y a mi?

 
Señor Primer Ministro Cameron, ¿por qué descarga usted esa guillotina sobre el cuello de mis hijos?

 
¿Es esa la idea de humanidad, de derechos humanos que tiene Gran Bretaña?


 
Por favor, déjenme vivir, déjenme comer: retiren esos bloques de hormigón.

 
Reciban un angustioso saludo de mi esposa y de mis hijos y mi deseo de que recapaciten y vuelvan al sendero de la cordura.

 
Firmado: Manuel Vázquez
Pescador
Algeciras”

 

 

8 comentarios:

Tracy dijo...

Sin comentarios.

BB dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Temujin dijo...

Desde cuando los hijos de la Gran Bretaña han tenido respeto a los derechos humanos.

Mario Saladich dijo...

Desde hace unos años pesca en bahía de Algeciras...
¿Y donde pescaría antes este buen hombre? ¿Por que será que no sigue pescando en ese lugar?
Entre tanto: "otra de pescaito frito, quillo"

MUY SEÑORES MÍOS dijo...

Como prefieras, Tracy.

MUY SEÑORES MÍOS dijo...

Desde luego, Temujin, creo que con quienes no somos hijos de la Gran Bretaña, nunca.

MUY SEÑORES MÍOS dijo...

NO sé cómo has dado con este blog, siendo como es que he estado casi un año sin publicar en él; no entiendo tu intervención ni por qué no se puede acceder a tu blog, como al resto de blogs.

Raúl dijo...

A mí me encanta el pescado.