martes, 27 de diciembre de 2011

EL DÍA

Hoy es el día. Sí, mi día. Posiblemente el día más señalado de mi vida; quizá más importante que lo fuera para Napoleón el de su primera comunión. Jamás había oído el sonido de mis pasos tan atronadores. Nunca han golpeado mis sienes con tanta contundencia, pero, ¿qué importa eso en este día? Siento verdaderas ansias de alcanzar esa luz cegadora, de dejar atrás ese filtro de entrecruzadas sombras. Es evidente que mi compañero no siente lo mismo, para él es un día más: un día más de trabajo. Otro que parece tener prisa –todos son iguales- pues, sufre, sufre hasta el último momento. Ya volverás: aquí te espero. Pero, ahora, sufre hasta el final. El cabrón este lo ha hecho aposta, se le ha notado. Seguro que sabía perfectamente cual era la llave, desde el principio; pero las ha tenido que probar todas, una a una. Menos mal que ya no le tengo que volver a ver el pelo. Vaya, parece que formo parte de otra historia; o mejor dicho, parece que los demás forman parte de otra historia: visten como en los años setenta, con chaquetas de solapa pequeña. Y ellas con seos pantalones acampanados... ¡madre mía! ¡Cómo marca el trasero...! y menudo trasero tiene esa.... ¡con el tiempo que hace que no he.... Se podría fijar en su madre. No me quita los ojos de encima. Cada vez que me giro, ahí están. Lo deben de haber soltado de ahí, ahora mismo. Los sueltan a todos: una temporadita, y ya está. Seguro que lo engancharon por violador. “¡Taxiiii!”. Será mejor que me deshaga de él. Se lo ha imaginado.... con esta pinta... una de las primeras cosas que tengo que hacer es cambiar de atuendo; no es lo primero que había pensado durante todo este tiempo, pero.... tampoco lo es tomar una cerveza en una terraza al aire libre, pero.... ¿quién se puede resistir a eso ahora? Aquí con el sol y el aire fresco de la mañana dándome en la cara será una delicia. Recuperaré mi tiempo, dejándolo pasar; al fin de cuentas, nadie me espera. Iré a atender a aquel tipo para que se marche cuanto antes. Siempre igual... cada uno que sueltan... lo malo es que se les nota y me espantan la clientela. “ Una cerveza, ¿no?”. Ese tipo me inquieta, no me gusta nada tenerlo al lado: “Cuánto le debo?”. Por favor, ¿me trae a mí también la cuenta?. La mía también, por favor. Es demasiado evidente en este bar tan cercano, me la tomaré de un trago y ya me tomaré otra tranquilamente en otro más lejano. Se están marchando todos. Los coches también han cambiado bastante, hay modelos que ni conozco y los que conozco están hechos polvo... bueno, lo dicho, habrá que cambiar el vestuario, miraré que hay por aquí. Bien, hay suficientes cosas para escoger, aunque los precios están por las nubes. Claro, ya hace tanto tiempo... Es él, me acuerdo perfectamente, más envejecido pero lo recuerdo de la prensa. Habrá que deshacerse cuanto antes de él, no sea que los demás lo reconozcan también. Resulta bastante incómodo ser observado como un bicho raro, me quedaré con esto para salir del paso... y espero pasar más desapercibido así.

Parece que lo he conseguido.... aunque aquel policía... vigilaré a ver si me sigue. No vayan a ser imaginaciones.. Seguiré por este callejón y luego iré a la derecha...

Vaya, parece que sólo me lo figuraba. Ahora a gozar de un tranquilo paseo hasta la hora de comer. Pero, esas ropas ajustadas... esos traseros... será mejor que haga lo que tanto tiempo he esperado, aprovecharé que el barrio está cerca de aquí. Una rubia de larga melena, no estaría mal. Una rubia de largas piernas y firme busto... aunque una morenita de buenas caderas.... o quizá una pelirroja con destellos de fuego en sus cabellos...toda ella rociada de graciosas pecas...mmmmm. bien, veremos que encontramos, no adelantemos acontecimientos. La verdad es que cuanto más lo pienso, más ganas me entran. Parece que mis pies me transporten, que sepan ir por sí solos. No sé si a estas horas encontraré mucha variedad... seguro que encuentro algo. Seguro. No vamos a ir ahora con remilgos: ¡soy un toro salvaje!. Hombre, en aquella esquina parece que está la primera. Así de lejos....promete: buenas tetas y buen culo. Y parece más morenita de lo que yo pensaba. Otra más allá... y parece más morenita aún. Más allá otra, todavía mas morena. ¿se habrán puesto de moda las mulatas?..... Ah, claro, todo eso de las iglesias que salía en la tele: “Ya no estás en este mundo”. Pues habrá que volver; y para empezar mi retorno no estará mal una de estas bellezas étnicas, a ver si son tan sabrosas como se dice.... “Hola, ¿cómo estás”. Éste se cree que aunque vaya de estreno no me he dado cuenta. Huele a trena. “Estoy bien, pero un poco escasa de tiempo, en realidad ya terminaba. Ya me tengo que ir. Hoy tengo ginecólogo, me han salido unos hongos sospechosos”. Lo siento por mis compañeras pero me voy sin avisar: no me gusta nada el menda este. “No te preocupes, en otra ocasión será. Que te cures”. Bueno no me importa, la otra parece que está mejor.... pero también será más cara.... ¡seré roñoso! ¡qué importa eso ahora! Precisamente ahora, dinero no me falta y me puedo permitir lo que sea.... además conforme me acerco.... la tía está mas buena. Con esta cueste lo que cueste. “Puf, este tío va “quemao, se le nota, le sacaré una pasta: seguro que traga. “¿Subimos?”. “Sí”. “Son...”. “Da igual, vamos”. “Así me gustan, rumbosos”. Ya lo decía yo: ¡una pasta!. Una pasta sale de aquí. Pero un poco raro si me parece este tío...con esa ropa que huele a nueva y ese pelo tan mal cortado. Además, esa expresión no me gusta nada. No será.... Seguro que es... “Entra...” “Detrás de ti”. “Buenos días”. “Para vosotros, seguro. Yo siempre lo he dicho que los de a media mañana... Tomad la penúltima a la izquierda está libre y preparada”. Seguir estas curvas en movimiento me esta poniendo... ya veremos lo que aguanto: estoy que me salgo. “Permíteme que abra” El caso es que parece todo un caballero. Me parece que se huele algo. Pero esas greñas... Me mira de mala manera. Pero, las apariencias engañan... No puede ser, ella estaría en su país cuando.... “¿Cuántos años hace que viniste?”. “Llevo prácticamente toda mi vida, me trajeron con meses”. Entonces... ya decía yo... no suelo equivocarme al interpretar las miradas, y la suya es de total desconfianza: me ha reconocido. “Buf, no aguanto más estos tacones tan altos, además como son de metal aún son más incómodos y eso que llevo poco rato. Como hoy no me los tenga que quitar unas cuantas veces.... no sé”. Curioso, las blancas se ponen medias negras y las negras blancas. Pero el contraste es igualmente excitante al quitárselas. Este fulano tiene una mirada rara, por una parte parece que va muy salido, pero por otra... Avisaré para que estén al tanto: no me fío nada. “Ay, que tonta, se me olvidaron los preservativos. Un momento”. “¡Nada de eso! ¡¿Dónde crees que vas?! ¡Quieta! ¡Ven aquí!. ¡Maldito, que fuerza tiene!. ¡Maldita, que fuerza tiene!. “¡Suéltame!”. “¡Te he dicho que te estés quieta!”. “¡Que me dejes!”. “Cállate, zorra”! A esto será mejor darle otro uso....... Mmmmm, bonitas tetas.... así está mejor. Así te pareces más a la perra que eres. – No me gusta nada el escándalo que están formando los últimos. Tendré que llamar a la bofia... el tipo no me gusta ni un pelo. ¡Cualquiera entra ahí!- “¡Te he dicho que te calles y que te estés quieta! ¡Coño!”. A esta perra no le basta con el bozal, tendré que evitar que se le oiga, sea como sea. Habrá que ponerle un collar a esta maldita perraca. Esto servirá. Aunque con la fuerza que hace, será mejor enrollar las dos, así la podré controlar. Sigo pensando que el contraste con su piel es excitante. ¡Maldita sea! “. ¡Pero es que no vas a callar de ninguna manera!”. Eso te crees tú, ya verás.... “¡Ah!, ¡ah!, ¡ah!...”. “¡Ggra¡, ¡ggra!, ¡ggra!...”. “¡Agg!, ¡agg!, ¡agg!...”. “¡Ggga¡, ¡ggga!, ¡ggga!...”. “¡Gggg!, ¡gggg!, ¡gggg!...”. “¡Gggg!, ¡gggg!, ¡gggg!...” “¡Quieto!”. “¡Alto!”. “¡Aaaaaaaagh!”. “¡Aaaaaaaagh!”. ¿Qué pasa?, ¿qué me está pasando?.... ¡por mucho que aprieto... no puedo. ¡No puedo! ... ¡Qué extraña sensación! ¡Cómo quema! No duele, sólo quema... pero creo que me han roto. ¡Qué quieta está ahora, qué callada! ¿Por qué me mira tan fijamente? Esa mirada, tan cercana y fija, me hiela la sangre. ¡Ni pestañea...! No siento su aliento, a pesar de su proximidad.......... “¡La he matado!....¡La he matado!.......¡No la maté!...................................

- Yo siempre lo he dicho que los de a media mañana...-



19 comentarios:

MTeresa dijo...

Joder
vaya texto bueno,
es como si viera una película,
un excelente guión,
muy bien estructurado,
un saludo

Marina dijo...

He leído corriendo y he corrido mientras leía. He perdido la respiración, igual que la chica de las medias ¿Serían de seda? Seguro que no. Me encanta la novela negra.
Deberías escribir más.

Besos envidiosos.

(Es broma, sabes que te quiero)

Besos maravillados.

MUY SEÑORES MÍOS dijo...

Gracias, MTERESA, gracias por tus palabras amables, se nota que estamos en las fiestas en que el corazón se agranda.

Un saludo.

MUY SEÑORES MÍOS dijo...

Ya sé, MARINA, que es broma eso de que debería de escribir más... a menos que lo haga para ir aprendiendo de una excepcional maestra como tú. (No es broma).

Besos con reverencia.

mientrasleo dijo...

De rebote me he encontrado en tu blog y me ha sorprendido el dinamismo con el que escribes.
Me quedaré por aquí a echar un vistazo.
Besos

MUY SEÑORES MÍOS dijo...

Bienvenido,MIENTRASLEO,espero que siga gustándote.

Besos.

Reyes dijo...

Uy,qué fuerte estás,Juan.
No sé yo.
(el texto me ha encantado,eso sí):
Un besazo.

MUY SEÑORES MÍOS dijo...

¿Pero qué dices, REYES? Si tú eres un huracán de la naturaleza. Sí lo sé yo.

Otro besazo para ti.

Temujin dijo...

Muy bien escrito, pero no me ha gustado el final. No lo creerás, pero pensé que era un "resucitado"...

MUY SEÑORES MÍOS dijo...

Hombre, TEMUJIN, si llego a saberlo, hago un resucitado, que no hubiese estado nada mal la cosa. A la otra.


Saludos.

Marina dijo...

Vengo a decirte dos cositas...así con tol cariño

1.- Eres bobo.

2.- Muy bobo.

3.- Te quiero bobo.

Como sobra una puedes prescindir de la una o de la dos.

Besos a ver si te mejoras jajaja

MUY SEÑORES MÍOS dijo...

Pues menos mal que las cositas que me dices son con todo el cariño, MARINA. Anda que si empiezo yo a largar cariñitos...

No tengo remedio, no creo que mejore.

Besos, lista.

María dijo...

Yo, JUAN, al contrario que TEMU, veo aquí a un muerto, que vive su primer día como tal en...¡¡vete a saber que agujero de tu imaginación!! lo que él lleva en la cabeza está claro, lo que que le ocurre, más o menos también, lo has escrito de maravilla, se nota tu pasión por el cine negro y sí, tiene razón MARINA ( casi siempre la tiene) deberías escribir más, aunque tu modestia enfermiza te impida aceptar nada agradable sin fustigarte hasta hacerte sangre:-)

Pero ( siempre hay un pero, ya sabes:-) dicho todo esto, que sepas que para mi...lo que llevas tú en tu cabeza, nunca está claro, así que lo siento, contestando a lo que te acabo de leer “allí” no, nunca sé lo que piensas de verdad, sólo lo que pareces querer decir y eso con suerte... y en todo caso, eso es muy distinto. Debo decirte mi querido dibujante, por si se te ha pasado por esa cabecita tuya, que en momento alguno pienses que nada de lo que has leído “allí” se refiere a ti, tú puedes ponerte todas las envolturas que quieras, soltar todos los¡Ggra¡, ¡ggra!, ¡ggra!...”. “¡Agg!, ¡agg!, ¡agg!...”. “¡Ggga¡, ¡ggga!, ¡ggga!... que te apetezcan, que da igual...

Mal que te pese, tú eres de los sensibles. Eso, hace tiempo que lo sé, de lo poquito que sé de ti...

¡¡Se te ven los pies amiguito!!:-)

Y ahora me pongo un poquito seria, sólo un poquito. Me hubiera gustado leerte “allí” uno de esos comentarios que a veces dejas cuando te quitas la gabardina de Bogart, siempre, pero cuando estoy un poco pocha, me saben muuy ricos. Para otra vez ¿vale? :-)



Un beso JUAN, grande.

MUY SEÑORES MÍOS dijo...

Creo haber empatado allí y aquí, MARÍA, si no es así, como si fueses Pepito Grillo, dame un silbidito.

Besos, Holmas.

Marina dijo...

Pues que sepas Mery Silver que eres una privilegiada con los comentarios de Bogart...una auténtica privilegiada...y no me le riñas que luego no me rinde y no me escribe nada y ahora que se va soltando la melena.....

Aún recuerdo una bonita historia de piratas...

¡¡¡Escribe joder!!! ¡¡¡Qué plasta de modesto!!!

Pero dicho con tol cariño jajajajajajaaa

Sabes que dos cosas son ciertas:

* Me encanta como escribes.

* Me fascina como dibujas.

* Me encantas tú.

Joder, ya vuelve a sobrar una ¿Qué hacemos? Tengo una idea. Envuelve una de ellas y déjala debajo del árbol...es tu regalo de reyes. Esta vez las tres son ciertas.

Yo siempre tengo razón, lo dice la capitana.

Besos corazón.

BB dijo...

Ciertamente, que un Cuento de Navidad, no lo es...
BB

MUY SEÑORES MÍOS dijo...

Pues nada, MARINA, donde hay patrón o capitana no manda marinero o gabardinero... lo que no sé es cómo hacerlo, porque... ¡Qué sé yo!!!!

Ah, te refieres a "La Pirata", una chica que parecía insensible y... bueno, no sigo, que luego...

Lo que sí es cierto, es que se te nota que eres de letra. ;-)

Besos.

MUY SEÑORES MÍOS dijo...

Creo que, con todo lo que nos está cayendo, BB, el espíritu navideño se nos ha ido al garete... y así...

BB dijo...

...mmm...vade retro!
BB