miércoles, 11 de febrero de 2009

JUGANDO A LA CENICIENTA...

... O AL CENICIENTO
Albert Rivera, de tanto disfrazarse de príncipe, ha legado a creerse que lo es. La jugada publicitaria de presentarse en bolas con las bolas tapadas, le funcionó, pero a partir de ese momento, paso a paso, chapuza a chapuza ha ido hundiendo su partido, C’s, en las más profundas fosas imaginables; convirtiendo esa formación en una especie de fantasma, pues lo que podría mantenerla como fuerza viva sería la propia filiación, que hoy es prácticamente inexistente. Pero también en esto parece haberse creído su propia fantasía de un partido con miembros, aunque no los tenga. En realidad, parece que ha preferido cortar la cabeza –metafóricamente hablando- de todos los que no lo veían como ese príncipe al que juega.
¿Paso siguiente?: Pues, lo más probable será que los cuatro afiliados que aún le quedan fuercen a sus familiares y amigos, por indicación de su jefe, para engrosar sus filas y así seguir dando el “pego”. Claro que ese “pego” es otra ilusión, pues en el momento definitivo, el de las urnas, de poco le servirá, puesto que lo más probable es que esos familiares y amigos estuviesen ya dispuestos a votarles y, por el contrario, perderá los de la avalancha de afiliados que ya han desaparecido, por los métodos de recorte de este joven político, más los correspondientes de los familiares y amigos de éstos.

Y con estos triunfos en la mano pretende que Rosa Díez le dé el sí; como si fuese una recién legada al mundo de la política y no fuese, por méritos propios, ella la princesa, si tenemos en cuenta lo muy valorada que está. Pues eso que otra vez le ha dado calabazas al apuesto Rivera, en eso de ir juntos a las europeas.

Érase que se era... ... ... Y colorín colorado...


10 comentarios:

Inga Luv dijo...

Es una lástima que los cuentos que parecían tener un principio feliz, acaben como el Rosario de la aurora. Pero... ¿Quién tenía fe en ese grupo? ¿Quién esperaba realmente algo distinto y con peso?.
Pues eso, que colorín colorado y a otra cosa mariposa.

MUY SEÑORES MÍOS dijo...

Cuando era un chaval, un vejete me contaba las fases del amor, que yo entonces no comprendía.

Eran:

1- La mano en la mano.

2- La mano en la cosa.

3- la cosa en la cosa.

4- Y a otra cosa mariposa.

Pues eso parece que a estos les ha pasado, per han llegado la última fase del amor,sin pasar por las intermeas; sin pillar cacho, vamos.

11 de febrero de 2009 19:48

Anónimo dijo...

Está Rosa como para ir de baile.

http://www.youtube.com/watch?v=-YaRz00stXA&eurl=

Que carácter, al pan pan y al vino vino y los números canta.


A.

TortugaBoba dijo...

Jajajajjajaja, pero bueno Juanito, ¡tu poesía es tremenda! Me ha encantado lo de las 4 fases del amor. Vamos, que lo copio y va a la nevera con imán. Tengo la nevera ya que no cabe nada!! Jajajaja.
Beso ;)

MUY SEÑORES MÍOS dijo...

Pues yo, si no se une al final con C's -que en la política todo cabe-, sí creo que echaré una pieza con ella. (Echar una pieza: Circunloquio obsoleto para decir "bailar").

MUY SEÑORES MÍOS dijo...

Tortu, cuidadito que ya ha pasado tu cumpleaños, y como sigas por ahí, te retiro las chocolatinas; no creas que no he notado tu yogur.

Shikilla dijo...

Interesante resumen del amor. Las calabazas se las puede llevar hasta el más pinturero/a, todo depende de las ganas que tenga de pareja la princesa o el príncipe.

En este caso, Rosa es mucha Rosa y lo que es más interesante todavía, es que esta princesa no baja la escalera sino que sube, no creo que pierda ningún zapato, por muy de cristal que sea.

Shikilla dijo...

Como siempre que estoy con el portátil, a pares. Sorry!!

MUY SEÑORES MÍOS dijo...

Sí Shikila, es mucha rosa esta Rosa (todas tienen espinas, recordemos) y no creo, como dices que pierda el zapato, como el otro está perdiendo sus afiliados.

MUY SEÑORES MÍOS dijo...

Sin "sory" que ya sabemos qué te pasa con el portátil.