lunes, 2 de febrero de 2009

LA PÉRDIDA DE LA INOCENCIA

ALLÁ POR EL ‘92
Corría el ’92... y Bosnia... y todas sus miserias... y toda la buena y la mala fe... Y uno, y muchos, aún creía, aún creíamos que los buenos eran unos y los malos, los otros. La buena fe cada cual la interpreta en su clave personal; la mala fe, también. Las bellas artes y las feas artes, también se juntan; las buenas en su producción, las feas en el expolio: los que pueden hacen su aparte, por la cara; el resto se aparta para que les hinquen el diente sus buitres circundantes.

Decepción: La rapiña se premia con honores y muchos honores.

Resultado: El líquido se pierde entre las manos de quien engancha, pero no se le escapan sólidos para su colección como los monos que aquí se puede ver.

Consecuencia: Pérdida de la inocencia colectiva; seguramente para siempre.

10 comentarios:

TortugaBoba dijo...

Ha sido leerte y volverme tortuga sabia. De bobez no me ha quedado nada. ¡Me he saltado la adolescencia! Madre, qué bofetón de realidad...
(bufido gatuno)

MUY SEÑORES MÍOS dijo...

Estár tú mú gatuna ultimamente: Dime con quién andas.........

¿Gatuna es lo mismo que felina?

TortugaBoba dijo...

Ando con 2 gatas. Gatuna = felina.
Ffffffffffffssssssssssss = bufido gatuno.

MUY SEÑORES MÍOS dijo...

No hay dos sin tres, creo que dice un dicho..

el pasado que me espera dijo...

Pero...¿algún día hubo inocencia colectiva? ingenuidad tal vez, falta de interés, comodidad...

MUY SEÑORES MÍOS dijo...

EPQME, y tanto que sí, como lo he relatado pasó: así la perdí yo junto a otros; otra cosa es que se a simple vista se note mucho. Lo afirmo de nuevo.

Bárbara dijo...

¿Pero la pérdida fue por aquella vergonzosa guerra o por la edad, aquella orgullosa edad?

MUY SEÑORES MÍOS dijo...

La inocencia, Bárbara, siempre se pierde conociendo la verdad; una verdad que traslapa defnitivamente un estasdo ilusorio precedente. La guerra sólo fue el motor circunstancial; podría haber sido otro.

carmen dijo...

A ver, la inocencia no se pierde conociendo la verdad. La inocencia se pierde con la mentira, con la decepción, porque desde la mentira todo lo que se construye es malo y falso. Con la mentira se confunde y se desorienta. La mentira es la que lleva al precipicio del no-ser...
La verdad puede doler pero siempre nos hace más humanos lo mismo que la bondad y la belleza.

Bueno, he ojeado este blog porque me gustó el comentario a Bárbara.

Es cierto que cuando duele de verdad uno no tiene ganas ni de escribir. Cierta melancoilía sí es para escribir y metaforear ( que por cierto, creo que se abusa bastante) Pienso yo, que soy una recién llegada. Las cabriolas del lenguaje sin contenido son eso, cabriolas...
Pero a Bárbara desde aquí le digo que escribe requetebién! Y que somos compis, ella lo sabe

MUY SEÑORES MÍOS dijo...

"La inocencia no se pierde conociendo la verdad. La inocencia se pierde con la mentira...", ¿Tú cres? Pues nada, Carmen, si esa es tu opinión,ya está expresada; aunque me quedo con mis cabriolas sin contenido...

Pero, todo no iban a ser discrepancias, Carmen, yo también creo que Bárbara escribe muy bien o más.

Gracias por tu visita y por tus opiniones, aunque no coincidamos.