lunes, 14 de julio de 2008

EL DERECHO DE PERNADA Y EL NACIONALISMO


HOMUS NACIONALUS
El derecho de pernada, más que un derecho en sí, era un hecho o más bien un abuso que se ejercía en la sociedad medieval, por el que el señor feudal podía hacer uso sexual de sus siervas, incluso antes que su marido. En realidad, esta práctica se puede encontrar en culturas muy diferentes, a lo largo y ancho de toda la tierra, y perdiéndose en la noche de los tiempos; hasta el punto que hay quien sitúa sus orígenes en momentos anteriores al nacimiento del ser humano como tal; pues se llega a relacionar con la práctica que podemos observar en muchas especies animales, en las que los machos dominantes, para asegurar su propia descendencia, copulan con todas las hembras de la comunidad que tienen bajo su dominio.

En todo caso, la evolución que ha ido experimentando la Humanidad ha ido repudiando esas prácticas, por abusivas, injustas e impropias del ser, presuntamente, con mayor capacidad intelectual; si bien es cierto que, de vez en cuando, surgen de manera regresiva otras modalidades de abusos que, diferentes en la forma, guardan abominables similitudes en el fondo.

Actualmente en varios territorios de nuestro país, España, estamos acudiendo a la eclosión de una especie de seudo religiones, en las que el objeto de la adoración son determinados límites territoriales y, lo que se ha dado en llamar, sus culturas. Pongo en duda que alguien pueda arrogarse la Cultura o una parte de ella como propia; ya que ésta, en su significado más noble, no puede considerarse más que como una y, por tanto, un bien universal; cuyos beneficiarios debemos de ser todos, toda la humanidad, indiscriminadamente.

Me estoy refiriendo a la Cultura con mayúscula y no a la acepción folklórica de ésta: a aquella que es la cinta de transmisión de los logros artísticos; entendiendo por arte, lo que hace el ser humano en contraposición a lo natural.

En todo este contexto y por mor de esas seudo religiones, ha surgido una nueva clase dominante en la sociedad: la de los señores nacionalistas, que junto con sus plebeyos –auténticos esbirros a su servicio- pretenden ser los depositarios de las esencias patrias, delegando al resto de la población a un vasallaje exento de los derechos que, como ciudadanos, les son inalienables.

Es, pues, posible, como apuntaba antes, establecer un parangón entre los señores feudales que, cometían los abusos sexuales que conocemos como el derecho de pernada y el actual quebrantamiento de los derechos de una gran parte de los ciudadanos que, si en la forma pueden diferir, se aproximan demasiado en el fondo.

3 comentarios:

Formulablog dijo...

Hola muyseñoes. He de decir que has dado un toque de alegria a tu blog. Estaba como muy soso, pero ahora con los colore sy la nueva letra mucho mejor. Por cierto, sigo atento a las historias de Pascualino. Yo también he hecho cambios en el blog debido a que paso por una situación delicada(-100 viistas diarias) y estoy hacendo cambios. Espero que te gusten.

soloTele dijo...

El de arriva soy yo, soloTele

MUY SEÑORES MÍOS dijo...

He visitado tus blogs, pero, si no recuerdo mal, creo que anunciaste que ibas a sustituir uno por el otro, ¿es así?

Saludos