lunes, 10 de diciembre de 2007

¡¡ CAVA, NUNCA MÁS !!






HAY QUIEN CREE QUE CAVA DE DEBERÍA ESCRIBIR CON “B” DE BURRO


Al llegar a mi casa después de un viaje en el fin de semana, me voy de cabeza al ordenador para leer los correos; algo que ya parece preceptivo a día de hoy. El primero que abro lleva adjunto uno de esos pases de diapositivas realizados con Power Point, que tanto circulan por la Red.

Nada más abrir el archivo, me encuentro con el lema genérico del comunicado: “¡¡ NUNCA MÁS CAVA!!”

Sigo con la secuencia de diapositivas y veo que se trata de otro boicot contra el cava catalán; esta vez provocado por el “rechazo explícito”, en el Pleno Municipal del Ayuntamiento de Villafranca del Penedés a seguir los dictámenes de la llamada “ley de banderas”.

Como causas para auspiciar el boicot, se argumenta que si los de esta población –señera de la producción de cava- consideran a los españoles que no son catalanes como “extranjeros”, siguiendo la misma regla, ellos, los españoles no catalanes, parecen estar legitimados para promover la venta de sus cavas entre los españoles que así se consideran, prescindiendo de los catalanes.
Para que nos hagamos una idea de la calidad, nos ponen algunos ejemplos: Los cavas valencianos “Dominio de la Vega” (al parecer consiguió el premio de “Mejor cava de España”), el brut “Dominio de Requena” y el “Castell dels Sorells”; los riojanos “Benito Escudero” y "Faustino Cava”; el extremeño “Vía de la Pata” o, como alternativa al cava, la sidra.

Si no recuerdo mal, alguno de estos cavas no catalanes consiguieron, gracias a los boicots anteriores, un conocimiento y reconocimiento considerables, que se tradujo a lo largo de la campaña navideña en un notable incremento de ventas.
Parecería que poblaciones con tantos años dedicadas a la elaboración del cava -como en este caso Villafranca del Penedés- por no sé qué extraña razón, se hubiesen vuelto solidarias con las demás zonas productoras de este vino en el resto de España y estuviesen haciendo esfuerzos para dar a conocer la bondad de los caldos de ellas. Aunque dudo que sea esa la razón; al contrario, me parece que se sustenta en la sinrazón.

Luego vendrán los que ataquen a unos o a otros –o a ambos-, pero lo bien seguro es que en el caso del anterior boicot, la firma de Carod-Rovira era palmaria y que el actual también parece clara la autoría. No nos extrañe, pues, si hay quien establece diferencias entre ofensores y ofendidos.

2 comentarios:

Angel dijo...

Vendrá la consabida queja, no lo dudo. Pero lo de lanzar la piedra y esconder la mano, cada vez da menos el pego, en este asunto.

MUY SEÑORES MIOS dijo...

Pues no sé, apreciado Ángel, pero, aunque escondan la mano, si tiran la piedra, como es la piedra de siempre... ya sabes lo que nos suele pasar a los humanos cuando coincidimos con piedras con las que ya hemos tropezado anteriormente...