viernes, 28 de diciembre de 2007

LA LENGUA COMO DIOSA


LOS NACIONALISTAS CATALANES Y LA LENGUA


Supongo que en otros lares donde el virus del nacionalismo se haya instalado pasará tres cuartos de lo mismo que con los nacionalistas catalanes: que la lengua no es una reivindicación racional; es una pataleta infantil de un pueblo, o más exactamente sus gobernantes y cuatro más, que se comportan con infantil delirio. Al menos, en primera lectura.

Ni a los políticos catalanistas ni a sus voceros, esos periodistas del eco, debe de interesarles tanto la legua como quieren hacernos ver, pero es el leitmotiv del sustento de sus cargos y sueldos (esta es la segunda y definitiva lectura). Ellos saben bien que sin ese aglutinante se verían en el mismo ras que muchos y, también muchos de ellos, como muchos, pasándoselas canutas para llegar a fin de mes, ya que tendrían que competir con los mismos medios y con sus méritos reales.

(Hagamos un ejercicio de imaginación e imaginemos qué podría ser de gentes como Carod-Rovira o Vicent Sanchis, -anterior director de AVUI y actual presidente del consejo editorial de este mismo panfleto-, por poner dos ejemplos, sin esa lengua que, sin ella saberlo porque no nació para eso, sustenta todas las mentiras de un nacionalismo más falso que un Judas de palo).

Pero algo está ocurriendo. Cada vez surgen más iniciativas ciudadanas que se revelan contra esa manera injusta y parcial de hacer política salida de la burguesía catalana y auspiciada por sus serviles sicarios arribistas, eso sí, acicalados con disfraces de una izquierda imposible: No creo que se cortasen tantas cabezas durante la Revolución Francesa para terminar como émulos de la Religión que ya estaba intitucionalizada por estos pagos.

La última de estas iniciativas ha sido, avalada por más 50.000 firmas de ciudadanos y presentada por el profesor Francisco Caja ante el Parlamento de Cataluña. La reivindicación, en cuestión, era para cambiar el modelo de inversión lingüística, con el que tan malos resultados se están obteniendo entre todos escolares, independientemente de si proceden de familias castellanohablantes o catalanohablantes. (Ver video).

Como cabía esperar, en gente tan alejada de la ciudadanía como son los políticos que supuestamente deberían de representarnos, no pudieron soportar el agravio que supone la expresión libre del pueblo y, esos hijos de sus madres -EN MUCHÍSIMOS DE LOS CASOS MADRES CASTELLANOPARLANTES-, en un acto de desprecio a sus orígenes, como sin duda muchos pensarán, haciendo gala de una patética escenificación propia de escolares “bressolianos”, abandonaron la sala.

Llegados a este punto, a mí me gustaría devolverles el insulto, que, sin duda nos han lanzado a una gran parte de los habitantes de Cataluña, pero, como me temo que el insulto que sería equiparable al de ellos podría resultar demasiado malsonante para incluirlo en este texto, lo omitiré.

PASEN, SEÑORES, PASEN: VEAN EL VIDEO (A ver si no le produce arcadas el abandono masivo de quienes han olvidado que su papel y su oficio –por el que cobran y bien- es estar al servicio del ciudadanos:¡NUNCA AL CONTRARIO!).

Recomiendo también visionar éste otro video de la intervención a propósito de lo comentado de Antonio Robles en el Parlamento de Cataluña. (Ver video).

2 comentarios:

A. Sanchez dijo...

Esto es un abandono de puesto de trabajo, por la lengua y por...la cara.

MUY SEÑORES MIOS dijo...

Forma suave de llamarle a la indecencia, la tuya, Ángel. Sencillamente, son unos desaprensivos.