jueves, 29 de mayo de 2008

LA ANARCO-ONDA CACHONDA

ESTO PARECE UN JARDÍN:

**************************************

* Rosa Díez, sin chitar y sin callar, dobla su intención de voto.

**************************************

* Albert Rivera también se las prometía felices al poco de que C’s consiguiera 3 parlamentarios, esperemos que Rosa no mienta.

**************************************

* Rosa Díez trabaja mientras los demás... ... ... ...

**************************************

*
Rosa Díez ha conseguido la igualdad, de la manera que se puede conseguir: sin suplicarla.

**************************************


8 comentarios:

Angel dijo...

La libertad no se suplica, se toma, o algo así decía Espartaco. También Espronceda clamaba en su Canción del Pirata:

Y si caigo,
¿qué es la vida?
Por perdida
ya la di,
cuando el yugo
del esclavo,
como un bravo,
sacudí.

Pues con la igualdad igual, con la general y con la de Aído.

MUY SEÑORES MIOS dijo...

Sí, me gusta la forma de actuar de la flacucha -lo digo cariñosamente- esperemos que no se le tuerza la cosa; que "ayudas" de quienes intenten conseguirlo, no le van a faltar. En fin, es la gran esperanza.

Angel dijo...

La gran esperanza blanca, ¡Tan poca cosa, ella!¡Tan grande!

MUY SEÑORES MIOS dijo...

Paradojas de la vida...

Shikilla dijo...

Porque Rosa D�ez no est� ah� por ser mujer, sino por haber demostrado qui�n es, me gusta, l�stima que las dos mujeres que me gustan no puedan estar juntas en ning�n Gobierno, porque creo que ambas querr�an ser n�mero uno, y la partida, a mi modo de ver, se quedar�a en tablas.

No olvidemos que los que parecen poquita cosa se crecen, se crecen...y si no echar un vistazo a la Historia, hay muchos ejemplos, comenzando por Napole�n, un t�o m�s bien peque�o, seg�n dicen, 1,57 m.

MUY SEÑORES MIOS dijo...

Por eso soy tan poca cosa... no sabía la causa, pero ahora ya lo sé. Gracias Killa, por aclararme eso de que lo que se vende en garrafas es cololia de garrofón.

Angel dijo...

Recuerdo un acto de la Asociación por la Tolerancia, ella era la invitada, nos acercamos para charlar, con la proximidad se hizo más menuda todavía, pero amigos, transmitía una fuerza, un optimismo, una valentía...admirable

MUY SEÑORES MIOS dijo...

Sigue las leyes de la perspectiva, pero de una manera exagerada; al acercarte a cualquier cosa, parece agrandarse, en su caso: se agiganta.