lunes, 30 de junio de 2008

ALGO MÁS QUE UNA VICTORIA DEPORTIVA

Anoche, gracias a la victoria de la Selección de España en la Eurocopa, en Cataluña, pudimos percibir un perfil bastante exacto del sentimiento de españolidad, que, independientemente del de catalanidad, en esta Comunidad se tiene. Yo diría que sin ocultamientos oficialistas, es alto.

Quizá las últimas iniciativas sociales y políticas de “salir del armario” los no nacionalistas, haya contribuido a una expresión más espontánea, por parte de la ciudadanía, de lo que venía siendo habitual desde hace ya muchos años; desde que los políticos nacionalistas, en el poder, han hecho todo lo posible y lo imposible para enmascarar esa realidad.

Anoche los cánticos, los vítores a la Selección, los ¡viva España! los ¡España, España, España! los bocinazos rítmicos, emulados por los acelerones de las motocicletas de los más jóvenes, dejaban claro el entusiasmo que despertaba la victoria de España. También hacía mucho tiempo que los grupos fascistoides nacionalistas, se quedaban en silencio; posiblemente porque, como muchos “valientes”, sólo actúan cuando están en una franca mayoría.

4 comentarios:

Shikilla dijo...

Totalmente de acuerdo contigo, y me encanta esa bandera de palabras que has puesto en tu entrada, por fín la bandera se pasea libremente, sin complejos, con orgullo, por su casa.

Un beso

MUY SEÑORES MIOS dijo...

A mí también me gusta por esa libertad y falta de complejos que apuntas.

Correspondo a tus besos.

Shikilla dijo...

...Pues ya que estás ahí, corresponde también con un café solo con hielo y una rodajita de limón, uf, es que hace un calor!

MUY SEÑORES MIOS dijo...

A eso en mi tierra se le llama -no me preguntes por qué- un café del tiempo.