jueves, 19 de junio de 2008

BURRO-HOMBRE

El BURRO-HOMBRE nos dice: “¡No seas burro, hombre!"

16 comentarios:

Churra dijo...

Mira que me ha recordado esto al alcalde de Estepona ...(rara asociación de ideas tiene una los jueves )
Un abrazo

MUY SEÑORES MIOS dijo...

Claro, en la mitad de la semana uno no sabe si explosionar o implosionar. Puede que a mí, el alcalde de Estepona me recuerda a esto.

Saludos, Churra.

Shikilla dijo...

Eclosionar sería conveniente, estamos en la época. Al de estepona le ha eclosionado la corrupción en plena cara, y es que las crisálidas son muy traicioneras.

MUY SEÑORES MIOS dijo...

Pues, a ver dónde nos metemos, Shikilla, porque si es época de eclosión, con la cantidad de capullos que hay por ahí...

¿Las crisálidas son traicioneras?... pues si yo creía que se mantenían en un estado quiesciente...

Angel dijo...

Que sea precisamente burro-hombre el que nos dice que no seamos burros, tiene su gracia. Qué quieres que te diga, me parece un sarcasmo orgásmico, orgásmico para el que escuche semejante dislate.

MUY SEÑORES MIOS dijo...

Pero por eso es el BURRO-HOMBRE... si no, de qué.

Shikilla dijo...

¡Sarcasmo orgásmico! nunca pensé que se podría producir eso con una frase tan sólo.

Las crisálidas ¿quiescentes? a ver qué crisálidas conoces tú, porque las que yo conozco hasta el momento mismo de la eclosión están evolucionando, en constante crecimiento, movimiento y permuta, mudando e intercambiando sorpresa por decepción.

¡hala! y supercalifragilisticoespialidoso.

Si es que el exceso de literatura...

Angel dijo...

Una frase puede tener poderes extraordianrios: puede levantar a las masas, dicha por un campeón de la labia y puede levantar otras cosas, dicha por una campeona de los labios...

MUY SEÑORES MIOS dijo...

Contestando Supercalifragilisticoespiralidoso a Shikilla... Contestando Supercalifragilisticoespiralidoso a Shikilla...:

Segúne el DRAE:

QUIESCENTE.

(Del lat. quiescens, -entis).

1. adj. Que está quieto pudiendo tener movimiento propio.

Según el Diccionario (de esta vida) Enciclopédico Hispano-Americano:

CEISÁLIDA:

(Del griego xxx -no sé cómo se ponen carácters griegos aquí-, y XXX. oro).

1- f. Zool. Ninfa de insecto lwpidóptero.

2. f. Zool. las ninfas de los (...) pasan a un estado de reposo (¿sedente?) durante el cual no toman alimentos (...).

De ahí uno deduce lo que deduce... aunque metida de para, lo que se dice metida de pata.. la hay, porque puse una "i" de más.

Saludos matutinos.

MUY SEÑORES MIOS dijo...

Ay, ay, ay... Ángel, en esos berenjenales, uno no se mete... (¡"una campeona de los labios"!!!)...

Angel dijo...

No se refiere a nadie concreto, ni a labios concretos, es una generalización, si me permitíis...

MUY SEÑORES MIOS dijo...

Yo te permito lo que quieras, ¡faltaría...!

Shikilla dijo...

Claro, Juan permite, Angel se mete en berenjenales, yo permuto sarcasmos orgásmicos por crisálidas casquivanas que en lugar de estar en reposo absoluto, sin tomar alimentos, se permiten irse de mojitos y tapeo, meneando sus caderas al son de la salsa.

¡Qué labia la de los comentaristas!, Señoras y señores...!

MUY SEÑORES MIOS dijo...

A mí, Shikilla, me excluís, que yo me pierdo entra tanta ironía intelectualizada... (Buup... buuup... el Capitán Araña abandona su nave).

Angel dijo...

Meterme en berenjenales siempre ha sido una rémora en mi vida, pero el último, último berenjenal, ha sido meterme en proyectos políticos, de ahí no se sale bien parado nunca, al menos algunos.

Ahí va el genio burlesco de Baltasar del Alcázar:

Tres cosas me tienen preso
de amores el corazón,
la bella Inés, el jamón
y berenjenas con queso.

Esta Inés (amantes) es
quien tuvo en mí tal poder,
que me hizo aborrecer
todo lo que no era Inés.

Trájome un año sin seso,
hasta que en una ocasión
me dio a merendar jamón
y berenjenas con queso.

Fue de Inés la primer palma,
pero ya júzgase mal
entre todos ellos cuál
tiene más parte en mi alma.

En gusto, medida y peso
no le hallo distinción,
ya quiero Inés, ya jamón,
ya berenjenas con queso.

Alega Inés su beldad,
el jamón que es de Aracena,
el queso y berenjena
la española antigüedad.

Y está tan en fil el peso
que juzgado sin pasión
todo es uno, Inés, jamón,
y berenjenas con queso.

A lo menos este trato
de estos mis nuevos amores,
hará que Inés sus favores,
me los venda más barato.

Pues tendrá por contrapeso
si no hiciere razón,
una lonja de jamón
y berenjenas con queso.
--------------------
No digáis que no es una delicia

MUY SEÑORES MIOS dijo...

Bis por bis:

(Una delicia gastronómica, con perdón)

Ripio a modo de conclusión:

En cosas del buen yantar,
difícil es el optar.