domingo, 14 de diciembre de 2008

LA REINA DE LOS MARES (Nuestro pequeño César)

AHORA TOCA GASTARSE LA MOSCA EN UN DISFRAZ DE DERECHOS HUMANOS

Qué extrañas carencias afectivas o de cualquier otro tipo, durante la infancia, pueden impulsar a alguien hacia la más extrema megalomanía. Las causas, desde luego, son menos detectables que los efectos, ya que es muy corriente que quien se halla en ese estado, se pase el día cantando aquello de: “Soy la reina de los maaares, ustedes lo van a ver, lo van a veeer”. Pero, como es sabido para cantar “La Reina De Los Mares”, no es necesario entonar, concretamente “La Reina De Los Mares”, basta con sentir que en lo que se hace, está esa cancioncilla infantil: si uno se sale de una guerra, pues hay que hacerlo a bombo y platillo, o sea, cantando “La Reina De Los Mares”, aunque de tapadillo se acuerde que más tarde ya nos veremos en guerras mil y pa’ lo que mandes; que uno se inventa algo tan improbable como la Alianza de Civilizaciones, por lo que tiene que pagar con money de pocarropa, pues lo hace cantando “La Reina De Los Mares”... y ustedes lo van a ver; que va de una de mus con quienes no tienen más argumentos que la estocada de una Magnum, pues en lugar de cantar las 40 en bastos, “La Reina De Los Mares”; si se trata de conseguir una silla, se canta “La Reina De Los Mares”, en forma de “garçon, ce que vous me demandez”, y ya pagaremos con petroleras (por ver), tanques (por ver) o lo que quede por ver; que se te desmorona una faraonada, para lo que te has gastado las muletas de la miseria, te marcas “La Reina De Los Mares”, una miajita de loctite... y a volar; que quieres disfrazarte de El Zorro o mismamente de humanitario mundial, cueste lo que cueste –en pasta, claro-, ¡hale!, a “La Reina De Los Mares”... aunque no puedas cantar “La Reina De Los Mares” en tu propia casa, puesto que se permite la conculcación de derechos humanos a ciudadanos en algunas comunidades autonómicas, por no someterse al vasallaje de aquellos que con sus votos pueden, o no, apoyar a quien tanto le gusta canturrear “La Reina De Los Mares”...

T
ambién es posible que la propia megalomanía de quien canta tan a menudo “La Reina De Los Mares” le lleve a autoconvencerse de que es una especie César universal, capaz de embaucar con su sonrisa de diseño a propios y extraños; sobre todo, en estos momentos a los extraños, a los que no les concede la posibilidad de tener otros medios de comunicación que las palomas mensajeras, algún que otro Miguel Strogoff o un vetusto tam-tam.

(Un euro por sus sueños de grandeza, ¿vale?).

8 comentarios:

Shikilla dijo...

Siempre he dicho que lo que tiene Zapatero es una megalomanía incubada desde que era un larguirucho, sosainas, y acneico muchacho izquierdoso que oía en cuclillas los mítines de Felipe González. Se siente la reina de los mares, el rey del pollo frito y el más guapo del baile.

Claro que una cosa es cómo se sienta y otra bien distinta lo que sea en realidad.

Delfos Place dijo...

José Luis es un fantoche que mostrará en muy poco tiempo cómo ha estado movido por los hilos de los poderosos. Es un AR de serie llegado antes a la "política". Él y sus manostros y manostras ya están dando muestras de alto nerviosismo, impotencia y canguelis. Corbacho se puso a temblar en público el otro día, Sebastián ya hace confesiones sin que nadie se las pida, Solbes tiene vuelo reservado para el más allá de la Patria y la Vogue muestra cada vez menos arrugas de lo tiesa que se está quedando.
En muy poco tiempo, semanas no más, comenzará la fase final del esperpento político, pero vamos a ver si el económico no lo pisa antes. En cualquier caso los españoles tienen todos entradas a una función en la que serán protagonistas por la fuerza de los hechos, que es decir por pelotas.
Saludos

TortugaBoba dijo...

Antes que nada, Shiquilla, qué arte con lo de "acnéico", jajaj, es que no sabía yo de eso no :)
Mira que eres malo MIS, ¿tú crees que son "extrañas carencias afectivas"? (risas) Entre eso e imaginármelo cantandon "la reina de los mares", es que me haces reír con cosas muy serias tú ¿eh?
Conste en acta que a mí su sonrisa no me convence, ni para bien ni para mal.
Por cierto, los laureles y el dedo levantado en el dibujo ¡¡te han salido que ni pintaos!!!
Muá.

MUY SEÑORES MÍOS dijo...

La verdad, Shikilla, es que en ese momento histórico sí parecía estar alucinado pensando: "Ay, si yo fuera o fuese la reina de los mara". Mira por dónde, va y lo consigue.

Lo del "Rey del pollo frito": ¡cuidadín! que ese título le pertenece a otra persona, ávida de parné, como cualquier satélite que se precie. Vamos, que te juegas una denuncia, con más que probable jugosa sanción; que con los artistas cejicircunflejos, pocos juegos.

MUY SEÑORES MÍOS dijo...

Delfos Place

Muy optimista te veo con el porvenir del nuca suficientemente enaltecido D. ZP (lo siento pero ésta es la marca). ¿Que dentro de poco alcanzaremos alta cotas y cuotas de libertad? Vale, y a lo mejor nos toca la lotería de Navidad o del Niño.

¿Qué Corbacho se puso a temblar en público?... ¡Toma!, y don Tancredo... como no hagan una auditoría al ayuntamiento que ha estado ayuntando hasta su nombramiento de cargo con zapatos de charol y reloj... no dudo.

Lo de las confesiones voluntarias me parece acertado; me ha hecho recordar cuando, hace unos años, una conocida mía, socialista, para más señas, se puso a largarme una situación económica suya, que no se la tragaban ni los tiburones. Al final se fue para el otro barrio sin que le hiciesen auditoría alguna.

¿Solbes, un vuelo reservado? Lo dudo. Con lo que sabe éste volar y hacernos volar: que ya es la segunda vez.

La Vogue, como tú dices, ¿menos arrugas? Quizá, yo es que me descuento.

Yo no confiaría tanto en el fin de alguien que si sabe algo es comprar y vender o, más exactamente, que las personas se compran (“si me apruebas...”) o se venden (“te daré lo que quieras”).

Saludos matutinos.

MUY SEÑORES MÍOS dijo...

No,Tortu, no estoy seguro de que fuesen "extrañas carencias afectivas; dada la simplonería que se puede intuir en el personaje, pudo tratarse simple y llanamente de una meada de perro a destiempo... que en la primera infanci... todo deja huella.

Lo del dedo y los laureles son por pura admiración y copia de Uderzo, por eso digo que es homenaje que le hago. Me apetecía aprovechar la ocasión para rendirle este pequeño homenaje.

TortugaBoba dijo...

Eres perverso MIS, una meada de perro...
¡Ya me ha dado la risa!

MUY SEÑORES MÍOS dijo...

Es que esas cosas, a veces pasan, Tortu... y si ocurren entre biberón y biberón, la cosa se complica de por vida... y eso que no soy de los de la "ps". Conste