viernes, 22 de agosto de 2008

SIGUEN LAS OFENSAS DE LOS NACIONALISTAS

Los científicos se preguntan si esta es la auténtica mirada inteligente.

Pero, ¿hasta cuándo la legión de los descerebrados nazi-onanistas de segunda fila van a estar ofendiendo a todo una nación, España, para conseguir un titularcita en un periódico? Ahora le toca el turno al insigne –conocido por su madre y dos vecinas más- secretario de Política Lingüística de la Generlitat de Cataluña (de ERC, como no podía ser de otra forma... o quizá sí), Bernat Joan, salir con su frase poco medida o medida desde salva sea la parte. Para este intelectual, es inútil que el castellano se estudie en las escuelas, porque considera que con lo que se aprenda por las calles, ya vale... Ya le vale a él; a él y a sus compañeros de “ideología”; una “ideología” sustentada absurdamente en ir en contra de todo lo que huela a español, ya que según ellos les fue arrebatada Cataluña por un imperialismo exterior, o algo así. Pero, coño, a ver cuando se leen la historia, así verán la manera en que se anexionó Cataluña a España fue la mar de tranquila: el primer paso fue la unión del Condado de Barcelona con el Reino de Aragón, con el matrimonio del catalán Ramón Berenguer IV con Petronila de Aragón, pasando a formar parte ese condado de la corona aragonesa. El segundo paso fue la unidad de España, tras el casamiento de los Reyes Católicos, uno aragonés y la otra castellana, y la posterior conquista de lo que quedaba por el sur, que no era precisamente Cataluña.. ¿A qué pues tanta hiel? En las guerras posteriores, siempre hubo una parte de catalanes en un frente y otra en el otro. Vamos, que yo recuerde.

Pero, ¿cómo individuos como este, que están cobrando del Estado español –la Generalitat catalana pertenece a ese estado- pueden decir impunemente barbaridades así? En lo único que se puede coincidir con estos individuos es en que nos hace falta una nueva Constitución; una Constitución que zanje este teatro del absurdo en que estas gentes están convirtiendo a España.

Carod-Rovira, Joan Puigcercós, Joan Puig, Joan Carretero, Bernat Joan, Josep Huguet... la verdad es que cuando miro a esta gente entiendo eso de que “la cara es el espejo del alma”.
a

7 comentarios:

Shikilla dijo...

La ignorancia es atrevida, y en el caso de Bernat Joan, además, totalmente mal informada. Sabemos casi todos, menos este señor, que nuestro idioma se estudia ya en más de 80 países como lengua extranjera, que la demanda del español no cesa de aumentar en Estados Unidos y que es la segunda lengua más utilizada en la comunicación internacional, por las noticias que leemos y oímos menos, al parecer, este señor.

Es más que sensato que nuestros niños y jóvenes, y casi diría que muchos adultos, estudien y aprendan su correcto uso para que no se dé la absurda circunstancia y paradoja de que, mientras que fuera de España nuestra lengua se extiende más y más, aqui sin embargo, se trate de "echarla a la calle" por creer que las clases de castellano no son "universalmente obligatorias", según sus propias palabras.

Obligatorio tendría que ser que personajes de este calibre, o del calibre del alemán Til Stegmann, cuyas declaraciones tampoco tienen desperdicio, alegando que la Constitución Española no es solidaria ni respetuosa por haber creado una lengua de primera categoría por encima de las demás, midieran, como dices, las palabras y no soltaran tanta sarta de sandeces.

En fín, "Cosas veredes, Juan, que harán temblar las paredes"

TortugaBoba dijo...

Verdaderamente a este señor lo conocen en su casa a la hora de la comida y y... Porque es la primera vez que veo su nombre por lo pronto. Su discurso es tan manido, tan repetido por los de su calaña, que aburre. ¿Alguien le hace caso aparte de sus compis de partido? Si la cosa va de llamar la atención, que haga o diga algo más original. Por dios, que seguro que este hombre tiene familiares que migraron desde andalucía en su día... Si es que...

MUY SEÑORES MÍOS dijo...

Lo que hay que hacer para ganarse el cocido.

Cada vez, Shikilla, estoy más convencido de que todo esto de los nacionalismos periféricos no es más que una patraña para que unos cuantos se "coloquen" y vivan del cuento. Obviamente, para avivar ese cuento, hace falta cuentos, y yo no me creo que el hecho de que coexistan dos lenguas -¡ambas románicas, para más inri!- sea el motivo real de tanto odio; odio fomentado ya, a día de hoy, desde la escuela.

¡Demencial!

MUY SEÑORES MÍOS dijo...

Tortu, no sé si este personajillo tiene entre sus ancestros gente de fuera de Cataluña, otros de su cuerda -Carod-Rovira, depadre aragonés y Joan Ricado de madre de Medina del Campo y padre de Nerja, por poner dos ejemplos de los conocidos-, sí tienen esos vínculos familiares. Lo malo no es que aburra su discurso -que aburre-; lo malo es que para mantener ese discurso y sus situaciones de privilegio conculcan derechos constitucionales a más de la mitad de los ciudadanos de Cataluña: ¡Y no pasa nada!

MUY SEÑORES MÍOS dijo...

Por cierto, Shikilla, se me había olvidado comentarte que es bastante lógico que ese personaje que tú comentas, Til Stegmann, defienda lo indefendible, pues, supongo que sabrás que es de los que reciben sus buenas finezas de aquellos a los que sirve; verbigracia: es el fundador de la Biblioteca Catalana de Frankfurt, fue galardonado con el "Premi Internacional Ramon Llull 2006" y es traductor de la "cultura catalana" al alemán, entre otras canonjías. Así, claro...

Shikilla dijo...

Desconocía esto último que añades, Juan, ahora sí que no me extraña que suelte esas perlas, otro estómago agradecido, digo contigo: Así, claro...

MUY SEÑORES MÍOS dijo...

Como casi todos, Shikilla, este es un nacionalismo de opereta.

Buen finde.