lunes, 21 de enero de 2008

BENDITA INDECENCIA

"MEA CULPA"

Fin de semana en Valencia. Clima primaveral, a pesar de estar a mediados de Enero. La luz exterior, como es siempre la luz valenciana: cegadora; la interior del edificio donde se exhibe la exposición de los cuadros que Joaquín (Ximo) Sorolla y Bastida hiciese para la Hispanic Society of America de Nueva York: más aún, si cabe. Desmesura de tamaños, arte y belleza en toda la obra expuesta: ¡"sorollas", sin más!
He disfrutado indecentemente de que las obras hayan venido a visitarme, con todo el riesgo que supone para ellas: Pero, así es el ser humano; el ser artístico por antonomasia, que nadie se vaya a pensar que...
Si a la despreocupación proverbial de este genial artista a la hora de escoger los materiales con que ejecutaba todas sus obras, se le suma estos viajes innecesarios, es más que probable que a nuestros hijos o nietos sólo les quede la posibilidad de admirar sus cuadros en reproducciones. ¡Qué más puedo decir!


4 comentarios:

Anónimo dijo...

Preciosidad española. Luz, Sorolla, Valencia. Gracias por tu post.

Vicar

MUY SEÑORES MIOS dijo...

Gracias a ti por tu comentario, Vicar, pero efectivamente, en el orden que coloques la Luz -con mayúscula, como tú lo has puesto-, a Sorolla o a Valencia, siempre dará como resultado esa preciosidad Española de la que hablas.

Angel dijo...

Inmenso Sorolla, Inmensa Valencia

MUY SEÑORES MIOS dijo...

Pues no hablemos de Águilas y Paco... (y el de la Jarpá)