martes, 29 de enero de 2008

DE TERESITA A SANTA TERESITA

SANTA TERESITA DEL NIÑO JESÚS (FERNÁNDEZ) DE LA VEGA Y SANZ


Hoy, después de haber aparecido a primera hora en sendas cadenas de tele Z (... y Z, diría yo) y Rajoy, cabía esperar que se siguiese hablando de política, así que me he puesto ha zapear, y me he encontrado a la más virginal de todas nuestras política y más aún porque vestía de un rosa palo suave e impoluto que se jode el basto. Tan era así que postrado de rodillas he creído estar ante la imagen de la mismísima Patricia Conde, pero en Telecinco.

El caso es que me caía bien.

Hablaba con tal énfasis dominical que, allá donde dirigía su mirada, parecía encontrar al mismísimo Dios, o en su defecto a su nunca suficientemente ponderado Z, que de tanto perder y perder, se ha quedado en una sola letra.

El caso es que me caía bien.

Con una mirada más angelical que los mismos ángeles y más rosa –rosa palo- que su propia indumentaria, practicaba la seducción a raudales; vamos, ni las conejitas esas.

El caso es que me caía bien.

¿Y la sonrisa?: Una santa; como lo digo. Pero una santa tan dulce que sólo podría ser santa Mª Teresita del Niño Jesús (Fernández) de la Vega y Sanz (para servir a Diós y a usteZ.

El caso es que me caía bien.

Es llegar unas elecciones y lo de Canaán se queda chico: Toda aspereza se trasmuta en dulZura y bondaZ. La tenía por una mujer con carácter, capaz de suplir al Z, ese, en los momentos en que éste se acojonaba: me gustaba más en ese papel; hasta me lo creía.

¡¡¡Ya no me cae bien!!!!

3 comentarios:

Angel dijo...

Valenciana(creo que hasta empadronada y todo está) nº 1 del PSOE por Valencia a la que no le gusta debatir con el nº 1 del PP por Valencia.

The Masked Singermornings dijo...

si la vicevigue se viese en un espejo se mataría en defensa propia.

MUY SEÑORES MIOS dijo...

No sé si está empadronada de verdad. ¿Sabéis si es cierto que se había empadronado en un campo de naranjos, o algo así, donde no había casa construida?

Hombre, Masked,que con la máscara de maquillaje, la sonrisa angelical y la indumentaria en rosa pálido... estaba para comérsela