lunes, 14 de enero de 2008

MELÓN CON SAL, A LO ZP




ZP cada vez se nos muestra un perfil más bajo


Ayer en diario “El Mundo” se publicó la primera parte de una entrevista que le hacía el director de este periódico, Pedro J., al presidente ZP. Por ser la entrevista más larga jamás concedida por presidente alguno (ZP tiene cierta propensión dentro de esa política gestual que practica, a lo más de lo más), terminó mostrándonos matices muy propios de la personalidad de Z, ZP, ZETAPÉ, Zapatero, Rodriguez, José Luis Rodriguez Zapatero, o como a cada cual le dé por llamar a este Lon Chaney de su propio nombre. Una personalidad que a muchos les puede parecer no “terminada”... con falta de algún que otro hervor, ya que parece que necesita confirmarse y reconfirmarse a cada momento, y por todo.

En una entrevista tan larga, y delante de quien no es precisamente una hermana ursulina, los acosos fueron muchos y los derribos, también. Pero el más significativo de los derribamientos, parece que fue provocado por el propio ZP, ya que, si alguien delante de las narices de cualquier mortal se pone a comer melón echándole sal, lo más probable es que el otro se sorprenda y pregunte sobre tan peculiar alarde gastronómico. La respuesta, pues, también parece que la tenía ya preparada y, como siempre que puede, relacionada con ese abuelo suyo al que tanto se empeña en enaltecer; pues resulta que, según su fantasiosa interpretación con “tinte social”, en el pueblo de su abuelo todo el mundo comía el melón con sal, porque como eran pobres, y posiblemente con el sentido del sabor atrofiado, y no tenían jamón, pues se lo engullían rebozado en cloruro sódico.

La verdad es que no sé si en los tiempos de su abuelo -cercanos a los de Marimorena- se comía el melón con jamón, pero en caso de que esa combinación ya fuese conocida, más probabilidades tendrían de hacerlo los ciudadanos de los pueblos cuya economía se sostuviese en el ganado porcino -como ocurre con los de Extremadura-, que los de otros donde los cerdos brillasen por su ausencia. Es un suponer.

En fin, que, al parecer, hasta en las cosas más banales tiende ZP a meterse en sus ya famosos “charcos”: no le hacen falta ni ETA’s, ni estatutos que conculcan derechos de grandes cantidades de ciudadanos, como es el de Cataluña, por ejemplo, él sólo se sobra y basta para conferir a su persona el perfil más bajo que puede y lo hace hasta unos extremos que podrían parecer infantiloides.

Nota a Mina: Como ésta página va corriendo a medida que se incorporan nuevas entradas, te comunico que te he contestado en la misma entrada donde me preguntabas sobre C’s, en la que lleva por título “FRENO A LOS NAZI-ONANISTAS", que figurará en la página siguiente.

2 comentarios:

Angel dijo...

Realmente este hombre me sorprende -y no hablo de sorpresas culinarias- negativamente más cada día.

MUY SEÑORES MIOS dijo...

A mí lo que me sorprende es que debe de estar tan "crecido" que debe de pensar que se puede enfrentar a todo. Concretamente en la maxi-entrevista, Pedro J. le mete varios goles; pero ZP como contesta, debe de pensarse que eso ya es bastante para no hacer el ridículo.

¡¡¡MENUDO PANORAMA TENEMOS!!!!