jueves, 3 de abril de 2008

MUY SEÑORES MÍOS:

EL NIÑATO QUE SE SABE ZAMBULLIR

El nacionalismo catalán, supongo que como cualquier otro nacionalismo, creo que tiende a embrutecer al individuo, si no en todos los casos, sí en algunos, como el que me voy a referir.

Recientemente he podido leer, en un periódico digital catalán (e-noticies.com), que aquel niñato, Eric Bertran Martínez, que a sus 14 añitos se le ocurrió la brillante idea de amenazar a tres industriales, con la visita de sus sicarios, por no rotular sus productos en catalán, se pronunciaba sobre las lenguas que, al parecer, es lo suyo.

Parece ser que este joven no ha conseguido, preso de su “heroicidad” que le condiciona, crecer en el plano intelectual, según podemos deducir de su escrito y de las chorradas infantiloides que allí derrama.

Su escrito lo titula “Sobre llengües pròpies” (creo que no necesita ser traducido). En este, en su primera frase, podemos leer: “Les llengües sempre són pròpies d’un territori, perquè totes les llengües tenen un origen.” (tampoco creo que sea necesario, pero lo traduciré: “Las lenguas siempre son propias de un territorio, porque todas las tierras tienen un origen,”). (Quiero suponer que lo que quiso decir es que todas las lenguas se originan en un lugar determinado). Pues bien, según su discurso, si las lenguas son propias de un territorio porque se originan en él, las lenguas que nacieron en el Lacio, serán propias del Lacio, y nada más. De lo contrario, si supuestamente –que es demasiado suponer- el valenciano hubiese nacido en Cataluña, al “exportarse” a tierras valencianas, no habría por qué seguir considerándolo como catalán; vamos, digo yo. Algo creo que falla.

Pues bien, no voy a habar más sobre este artículo, en cuestión, quien quiera deleitarse con él, no tiene más que pulsar sobre los vínculos que pongo a lo largo de este escrito. Sí quiero llamar la atención sobre la carrera que se abre ante este zagal, por el mero hecho de haber cometido un acto presuntamente delictivo (desconozco si hay resolución firme) en la dirección que, al parecer, es loable en los “territorios de las lenguas propias”.

De entrada el chaval tiene dos columnas quincenales en el diario e-noticies y dos más en directe!.cat, es el administrador general del “Exèrcit del Fénix” (grupo de catalanistas en Internet), ha formado parte del consejo de redacción del semanario “El Demà”, tiene su propio programa radiofónico (“Perspectiva”) en Radio Arenys, ha escrito un libro (“Èric i l’Exèrcit del Fènix” (2005), del que se ha hecho una versión teatral y se está preparando un proyecto cinematográfico,, y, por si fuera poco, ha recibido los premios, “Segador de l’any” (2006 y el “Jaume I” de la asociación esa a la que la Generalidad de Cataluña envía tantos euros anualmente, que hay quien vive de eso: “Acció Cultural del País Valencià”.

Y todo eso ocurre mientras a escritores profesionales se les niega el pan, la sal y Frankfurt; indudablemente por culpa de ellos mismos que no han sabido entender que en Cataluña lo que interesa, se potencia y se subvenciona, es en qué se escribe, no cómo.

El guaje no sabrá escribir -a la vista está en su escrito- pero sabe zambullirse -¡que no veas!- en el mundo del nacionalismo tribal, como pocos.

4 comentarios:

soloTele dijo...

Hola muyseñores. Gracias por visitarme, y ahora una pregunta para usted: ¿Que te parece el personaje Chikilicuatre? A mi sinceramente me aprece un pobre jeta, pero Eurovisión se lo merece.

MUY SEÑORES MIOS dijo...

Tú lo has dcho perfectamente. A mi. como ya he dicho, me parece una metáfora de la actualidad: política, artística o a cualquier otro nivel; por eso, no me disgusta más que otros muchos que pasan por menos "frikis".

Shikilla dijo...

Está claro que la calidad poco importa sino la caña que den o lo afín que te muestres a ciertas corrientes, aunque lo que defiendas sea indefendible.

Mientras tanto, cuántos escritores se comen sus escritos, teorías o simplemente sus hermosas palabras con patatas.

Más razón que un santo tienes tú.

Saludos

MUY SEÑORES MIOS dijo...

Razón que lamento, Shiquilla, por lo que a plumas tan finas como la tuya pueda repercutir esta inadmisible situación.